Buena
La mejor forma de descubrir el real valor de una película es llegar a tu sillón preferido o a la butaca del cine sin saber mucho de ella, de esta forma no sólo podemos maravillarnos con estos nuevos descubrimientos sino que además evitamos decepcionarnos. Me ha pasado en varias oportunidades que he visto algunas películas sin tener idea de que es a lo que me estaba enfrentando, es así como pude maravillarme con joyas del cine (por lo menos para mi) como Amélie, Los Infiltrados, Magnolia, El Laberinto del Fauno y más recientemente Mr. Brooks (de la cual pueden leer mi crítica aquí). Sin embargo, también me ha ocurrido lo contrario y me he decepcionado (en distinto grado) con películas que muchos me han dicho que son “increíbles” como Requiem por un Sueño, Garden State, Zodiac y Blood Diamond, las que aunque son buenas, no han sido para mi tan trascendentales como esperaba debido a la cantidad de comentarios previos. En el caso de The Bourne Ultimatum y siendo fan del espía que Matt Damon ya había encarado en dos oportunidades, sabía a lo que me enfrentaba y desde hace mucho lo esperaba con ansias, sin embargo, me sorprendió y preocupó la cantidad de comentarios favorables que tenía la película, tanto así que comencé a pensar que luego de escuchar tantos elogios y tantos “es increíble” para mi resultara ser una película decepcionante… ¡Aleluya hermano, no quedé decepcionado!

La trilogía, que relata la historia del agente secreto Jason Bourne, es una adaptación de la novela escrita por Robert Ludlum, la cual vió por primera vez las Damon y Potente en The Bourne Identitycámaras en 1988, en versión para la televisión, de la mano del director Roger Young y con la actuación de Richard Chamberlain como el agente secreto. En la versión del siglo XXI, Matt Damon interpreta magistralmente a un hombre con amnesia que nada sabe de su vida, pero que poco a poco comienza a descubrir que se encuentra involucrado en oscuras actividades, al mismo tiempo que se vuelve consciente de sus capacidades físicas y mentales que lo hacen ser un arma mortal. La primera película, The Bourne Identity (dirigida por Doug Liman) fue sin duda espectacular ya que revitalizó el género del espionaje y dejó a las aventuras de James Bond como un juego de niños. Es aquí donde descubrimos que Bourne es uno más de un grupo de asesinos internacionales entrenados y controlados por la CIA para realizar operaciones encubiertas (de esas que Estados Unidos nunca hace) en distintas partes del mundo. Como dato rosa puedo contarles que uno de esos asesinos, enviado a matar a Bourne, es un chileno según la historia, cuyo nombre código es Manheim (Russell Levy). La segunda entrega, dirigida por Paul Greengrass, se adentra más en la vida de Bourne y en su búsqueda de la verdad, pero por razones naturales carece del impacto que originó la primera.

Esta tercera y última entrega (aparentemente ya que Damon dejó abierta la posibilidad de Damon y Stiles en The Bourne Ultimatumvolver a interpretar a Bourne), la historia inicia antes que termine la segunda parte. ¿No se entiende? La segunda parte termina en que Bourne se encuentra mirando a través de unos binoculares a Pamela Landy (Joan Allen) en Nueva York, mientras que la tercera parte comienza con el escape de Bourne desde Rusia, antes de viajar a Estados Unidos. En este espacio de tiempo aparece un nuevo personajes y se realizan las revelaciones necesarias que explican el por qué se debe detener a como de lugar al ex agente. David Strathairn, Joan Allen y Tom GallopBourne, con la ayuda de la agente Nicky Parsons (Julia Stiles), por fin cerca de saber la verdad, obliga al jefe del centro contraterrorista de la CIA, interpretado por David Strathairn, a llegar a límites insospechados con tal de evitar el que se revele que su oficina tiene luz verde, dada por el director de la agencia Ezra Kramer, interpretado por Scott Glenn, para torturar, asesinar y quien sabe cuantas cosas más en cualquier parte de mundo (cosa que sin duda es ficción… ¿no?).

Es así como la lucha de Bourne por recuperar su vida llega a las calles de la más manoseada ciudad de Estados Unidos en el cine, Nueva York, escenario de las persecuciones a las que nos tiene acostumbrados esta saga, pero que en esta ocasión no logran el nivel de las anteriores. Mi opinión es que se han visto tantas persecuciones en Nueva York que una más no sorprende, a pesar de lo realista y Persecución en The Bourne Supremacybien filmada que está. Las persecuciones en ciudades europeas (patentada con honores por Ronin y muchos años antes por Contacto en Francia) tienen ese no sé qué que encanta ya que, no sólo le da más realismo y por ende traspasa adrenalina al espectador, sino que además el escenario en el que se encuentran le otorga un valor adicional clave que las hace emblemáticas e inolvidables.

The Bourne Ultimatum es una MUY BUENA película, pero sólo se puede valorar con justicia al pesar la trilogía completa y ver el desarrollo de la historia y del personaje. Estamos frente a una excelente adaptación de libro a película, la cual se agredece por revitalizar un género venido a menos y me imagino que los productores de James Bond se fijaron en las aventuras de Jason Bourne (vaya, vaya tienen las mismas iniciales) a la hora de idear Casino Royale. Es por esto y mucho más (como por ejemplo: notable banda sonora digna de un película de espías) que la trilogía de Jason Bourne es IMPERDIBLE.

FICHA TÉCNICA
Nombre: The Bourne Ultimatum
Año: 2007
Duración: 115 minutos
Producida por: Universal Pictures

About these ads