Buena
Muchas veces la traducción al español de los títulos en inglés deja mucho que desear. En el caso de Knocked Up su traducción a “Ligeramente Embarazada” deja corto el significado en inglés del término. “Being pregnant” significa estar embarazada, “knocked up” se traduce literalmente a algo similar a golpeado (después de todo, sabemos lo que significa “knocked out”, no?). En este caso el slang (inglés informal) hace referencia a quedar sorpresivamente embarazada, lo cual me hace pensar que quien acuñó el termino estaba pensando en el duro golpe que significa quedar en ese estado, sobre todo si tu contraparte no es más que un furtivo compañero de lucha horizontal con quien no te interesa pasar más tiempo que el que se demora en vestirse a la mañana siguiente para irse a su casa (o tu a la tuya).

Este es el caso de la exitosa y linda periodista Alison Scott (Katherine Heigl) quien, tras una noche de carrete con su hermana, se ve involucrada con Ben Stone (Seth Rogen) quien Seth Rogen y Katherine Heiglen definitiva no es más que la mezcla perfecta de ñoñez, flojera y pelotudez convertidas en persona. Como es de esperar, Stone queda absolutamente entusiasmado con Alison, quien a su vez se da cuenta, apenas abre los ojos, del gran error que cometió.

La propuesta del director Judd Apatow (quien además dirigió Virgen a los 40 y la recientemente estrenada Superbad, conocida como Supercool en Chile) es sencilla, sin embargo las actuaciones, situaciones cómicas y chistes funcionan mejor que en Virgen a los 40 y no caen en el humor burdo de otras realizaciones, es decir, lo que vemos en pantalla es algo que podríamos ver perfectamente, no sólo en la vida real, sino que en nuestras vidas.

La cámara de Apatow tampoco hace jucios morales, ni intenta poner en evidencia las debilidades de una pareja (ellos lo demuestran perfectamente sin ayuda), que se esfuerza por superar sus diferencias para ver si es que tienen una oportunidad real de estar juntos, a pesar que con el transcurso de la historia incluso Stone se da cuenta de lo complejo de su situación actual y de los cambios que se avecinan. Las dificultades de los dos nuevos padres se ven acentuadas a la hora de mirar a la única pareja que tiene de modelo, la hermana de Alison, Debbie (Leslie Mann) y su esposo Pete (Paul Rudd), que aunque con varios años de matrimonio en el cuerpo y un par de hijas a su haber, demuestran saber poco y nada de lo que realmente significa el formar una familia. Por un lado Pete está increíblemente aburrido de su vida y por otro Debbie duda de lo que siente por su esposo. En este escenario son Alison y Ben quienes ponen la cuota de madurez y responsabilidad que a la pareja real le falta, provocando situaciones chistosas y otras que rozan el drama.

Knocked UpSon pocas las comedias que logran el objetivo de hacer reír. En este caso Knocked Up, aunque no pasará a la historia, sin duda se aproxima bastante a lo que una comedia que se aprecie como tal debería hacer, entregar un grato y divertido momento al espectador, sin caer en el chiste fácil o situaciones estúpidas. Claramente Judd Apatow va por el buen camino y por lo que he escuchado, con Superbad lo ratifica.

Bajo mi punto de vista quienes vean Knocked Up no saldrán decepcionados y por ende la declaro como MUY BUENA.

Ficha Técnica
Nombre: Knocked Up
Año: 2007
Duración: 133 minutos
Producida por: Universal Pictures y Apatow Pictures

Anuncios