Mr. Brooks

Imperdible
Si tengo un blog dedicado a películas parece estar demás declararme cinéfilo (cinófilo según algunas luminarias), sin embargo, confieso que son pocas las películas que logran cautivarme lo suficiente como para ovacionarlas de pie (mentalmente claro) una vez que aparecen los créditos. Confieso también, que sabía poco de Mr. Brooks cuando me senté a verla y, lo que sabía, le entregaba tanto puntos a favor como en contra: una película de suspenso policial (una más), actuación de William Hurt (a favor), Demi Moore (no es malo) y de Kevin Costner en el rol principal (gran punto en contra). Era una apuesta, como la mayoría de las películas, la cual jamás me imaginé que, 120 minutos después, me tendría no sólo ovacionándola sino que además, pensando en crear un blog de cine para comentarla.

La propuesta en si es nada del otro mundo. Earl Brooks (Costner), un acaudalado empresario y filántropo, se enfrenta a una adicción que pensaba tener controlada, sin William Hurt y Kevin Costnerembargo, sucumbe una vez más a la tentación, encarnada en su alter ego Marshall (Hurt). Hasta ahí todo normal, sin embargo, la adicción de Brooks no es por las drogas o el alcohol, sino que por las, no tan sencillas, ganas de matar y de la carga adrenalínica que los satisface casi a un nivel orgásmico. Esta situación establece el escenario en el cual se desarrollarán una serie de eventos posteriores que provocarán a Brooks y lo obligarán a tomar decisiones apresuradas a ratos y por ende peligrosas.

Brooks, incapaz de manejar las ansias con su grupo de apoyo en alcohólicos anónimos (no existe homicidas anónimos) o con la religión, se ve envuelto por su propia culpa y la de un chantajista (Dane Cook) en un asesinato que lo pone en curso de colisiónDemi Moore con la investigación de la inteligente, soberbia y tenaz detective Tracy Atwood (Demi Moore), la cual debido a problemas personales enfoca toda su energía en capturar al criminal de las “huellas digitales”. Por si esto fuera poco, Brooks se ve enfrentado a una brutal revelación que lo empujará aún más al abismo y que hará, por primera vez, cuestione profundamente su propia existencia.

Las actuaciones son muy convincentes y los personajes son, perturbadoramente, agradables. Tal como les comentaba al principio, antes de verla sentía que habían puntos a favor y en contra, siendo la actuación de Kevin Costner el aspecto más negativo de ellos. Debo decir que me equivoqué y rotundamente. Costner vuelve a ser el gran actor que fue en el pasado y con su personificación de Brooks exorciza los malos recuerdos que dejaron Waterworld, Tin Cup, Drangonfly y muchas otras. Los únicos puntos bajo en cuanto a actuaciones son de parte de Marg Helgenberger quien interpreta a la insípida esposa de Brooks y Jason Lewis, quien claramente no convence en su rol de ex esposo de Tracy Atwood (Demi Moore).

En resumen Mr. Brooks me pareció una muy buena película, que te atrapa desde el comienzo y no te suelta hasta el final, sólida en cuanto a actuaciones, guión y dirección, esto último es notable considerando que Bruce A. Evans no había dirigido desde 1992, siendo ésta su segunda película. Por todo lo anterior declaro a Mr. Brooks como una película IMPERDIBLE.

Ficha Técnica
Nombre: Mr. Brooks
Año: 2007
Duración: 120 minutos
Producida por: Metro Goldwyn Mayer (MGM)

Anuncios