Regular
Según el servicio de traducción del diario El Mundo de España, la palabra hoax puede traducirse como broma pesada. En este caso quien se las da de bromista de peso completo es Richard Gere, en el rol del muy real Clifford Irving, un chanta de aquellos (que además, si se fijan en el link, tiene un aire a Richard Gere), el cual no sólo engañó a la prestigiosa editorial McGraw-Hill, sino que (según un discutible punto de vista de la película) dio la patada inicial a la mayor crísis política en la historia de los Estados Unidos, que terminó con la renuncia del Presidente Richard Nixon. Sin embargo, el gran engaño o, mejor dicho, la broma pesada se la lleva Irving, un aproblemado escritor de esos que son una constante promesa de la literatura, pero que nunca logran el anhelado éxito (a lo Claudio Núñez o Manuel Neira en el fútbol).

Sin duda, esta falta de éxito puede llegar a transformar a una persona. Lo hemos visto en otras oportunidades en que, empujados por la desesperación, estos “diamantes en bruto” se lanzan a la vida a hacer las cosas más disparatadas sin pensar en las consecuencias. En este caso Clifford Irving se corona como el Rey de los Osados, título que comparte como el Rey de los Chantas, el Rey de los Mentirosos y el Rey de los Manipuladores.

Irving acaba de recibir una mala noticia. Su libro que sería publicado ha sido finalmente rechazado por McGraw-Hill. El momento no puede ser más inoportunoRichard Gere y Alfred Molina ya que su situación económica es paupérrima y sólo cuenta con el apoyo moral de su gorreada mujer Edith (Marcia Gay Harden) y su único amigo (según lo que nos cuenta la historia) Dick Suskind (Alfred Molina). En este escenario no sería de extrañar que una persona normal se sintiera desesperada, pero Irving no es una personal normal. Su preocupación no pasa por las consecuencias que tendrá su situación actual en su débil matrimonio o de donde sacará dinero para sobrevivir, de hecho, parece que desde antes de tramar su plan ya sabe que de hambre no se morirá, casi como si la Divina Providencia le iluminara el camino y es, casi debido a ésta, que da con la solución a sus problemas, cosa que no es del todo creíble en un relato que proclama estar basado en una historia real.

Es así como Irving decide unilateralmente que él será el escritor de la biografía de Howard Hughes, (retratado en el cine por Leonardo DiCaprio en El Aviador) uno de los magnátes más excéntricos y polifacéticos de los que se tenga recuerdo, además de ermitaño. Parece increíble, pero con sólo dos cartas falsificadas con la firma de Hughes, Irving logra convencer a McGraw-Hill de publicar su libro y de darle 1 millón de dólares. Rápidamente, ayudado por Dick, el gran mentiroso logra llegar a la cima, pero no todo puede durar para siempre, sobre todo con el revuelo que ocasiona la publicación de alguien que en vida ya era una leyenda.

The Hoax resulta ser una comedia de mentiras y engaños, con las cucharaditas suficientes de verdad, como para transformar una historia disparatada y absurda en una realidad. Es la sed de dinero la que nubla la visión de quienes creen las mentiras de Irving y es esta misma sed la cual lleva a su moralmente cínico amigo Dick al borde de la destrucción emocional. Por su parte Clifford Irving vive una evolución brutal que podría haberlo destruido, sin embargo, como no hablamos de una persona normal, sino que de un ser extraordinario logra amoldarse a estos cambios. El personaje, al inicio, es querible y recuerda a otros que en la historia del cine han mostrado su malicia y simpatía a la vez, sin embargo, su mutación a un tipo paranóico y esquizofrénico de forma tan rápida y luego nuevamente malicioso descolóca y hace pensar que faltó algo en el relato que permitiera una transición más armónica.

La historia es interesante y en parte entretiene, pero a ratos cae en pequeñas lagunas y letargos que no aportan. Las actuaciones en general son buenas, pero como tales caen bajo la dictadura de un guión que funciona a medias. Tal vez el mayor problema de la película es que está basada en la historia escrita por el mismo Irving y, conociéndolo através del personaje de Richard Gere, uno inmediatamente asume que existen exageraciones, lo cual le resta validez al “basado en una historia real” y por ende pierde credibilidad.

En general The Hoax no me parece una mala película, pero si le falta algo… el problema es que no sé qué le falta. Es una sensación extraña, similar a la que me pasó cuando vi Zodiac, también una historia de la vida real pero, que por algún motivo tenía algo que la alejaba de la grandeza. Tal vez, en el caso de The Hoax, el problema se debe a que no logra definirse en ser un drama o una comedia e intenta, en parte y sin lograrlo, estar en ambos géneros cuando en realidad está en tierra de nadie a diferencia de la buena Atrápame si Puedes con Leonardo DiCaprio y Tom Hanks. En esta ocasión los clavos sueltos no permiten que esta película la considere algo mejor que REGULAR.

FICHA TÉCNICA
Nombre: The Hoax
Año: 2006
Duración: 116 minutos
Producida por: Miramax Films

Anuncios