Regular

Estimados lectores, lamento la demora en publicar nuevos comentarios y avances, pero la Real Life me ha tenido bastante ocupado últimamente. Vamos a las críticas, en esta ocasión de Stardust, la nueva cinta de fantasía de Paramount Pictures que nos transporta a un mágico mundo de encantos, brujas y bellas princesas. He notado que las películas que más me han gustado últimamente son las que caen en la categoría de realistas, independiente que sean historias de ciencia ficción (Batman Begins) o comedia (Knocked Up, cuya crítica pueden leer aquí), o aquellas que caen en la categoría de fantasía (El Laberinto del Fauno o la trilogía de El Señor de los Anillos, por ejemplo) y que se respetan a si mismas como historias bien construidas y cuyos mundos fantásticos tienen bases que, a nivel imaginativo obviamente, son creíbles como propuestas. Stardust, sin duda, es parte de la categoría de películas de fantasía, sin embargo, no se toma en serio como historia y por lo mismo carece del poder que tienen cintas similares.

Paramount aparentemente llegó tarde al grupo de estudios que ha destinado parte importante de su presupuesto anual a producciones de mundos de fantasía. New Line De Niro como el capitán Shakespeare... s�, CAPITÁN!Cinema (El Señor de los Anillos, The Golden Compass), Walt Disney Pictures (The Chronicles of Narnia) y Warner Bros. Pictures (La saga de Harry Potter) no sólo han logrado obtener jugosas ganancias, sino que además se han convertido en referentes a la hora de pensar en cintas de este género. Todas estas películas (más El Laberinto del Fauno) han demostrado ser muy creíbles a pesar de la naturaleza fantástica de las mismas, ya que presentan mundos muy bien construídos, sin puntos débiles y en algunos casos un trabajo que ha significado años de esfuerzo por parte de sus creadores (sin duda el variopinto de personajes, los idiomas originales y los mapas de El Señor de los Anillos son una prueba del impecable trabajo que Tolkien llevó a cabo). Bajo este prisma Stardust peca por no creerse el cuento, su propio cuento.

La historia escrita originalmente por Neil Gaiman (conocido por la serie de comic The Sandman) y por Charles Vess (reconocido ilustrador de comics), relata la historia de Tristan Thorn (Charlie Cox) un humilde joven inglés del siglo XIX, el cual intenta ganar el frío corazón de Victoria (Sienna Miller), al buscar los restos de una estrella fugaz que se estrelló contra la Tierra, al otro lado del muro del pueblo. Dicho muro, cuidado las 24 horas del día, los 365 días del año por un pintórezco personaje interpretado por el versátil y siempre gracioso David Kelly, es la entrada a un misterioso universo paralelo que convive con el nuestro. He aquí la primera falla de la Tristan y la pelolais estrella fugazpelícula que rompe la ilusión de la fantasía… Sin duda cruzar un ropero para llegar a Narnia no es algo muy creíble, pero de alguna forma uno lo acepta ya que se trata de un ropero mágico que por fuera parece normal y por lo mismo oculta el hecho de ser un puente entre nuestro mundo y el de la Bruja Blanca. En el caso del muro mágico de Wall (el pueblo de Tristan), la ilusión no logra convencer ya que uno perfectamente puede mirar hacia el otro lado y no ver aquél mundo mágico que, valga la redundancia, por arte de magia aparece al cruzarlo. Hay algo en el límite del mundo real y el imaginario que no cierra.

Cuando Tristan cruza al Reino de Stormhold descubre que la estrella caída no es una roca cósmica, sino que una bella pelolais llamada Yvaine (Claire Danes). Sin embargo, Tristan La malula bruja Lamiano es el único que busca a la estrella caída, cuatro príncipes herederos al trono del rey (Peter O’Toole) y Lamia (una bellisima Michelle Pfeiffer) una malvada bruja, harán lo posible y lo imposible por hacerse con la estrella y la joya real que la sacó de órbita. Tristan, ayudado por el capitán Shakespeare (Robert De Niro), intenta salvar su pellejo y el de su acompañante, escapando en el velero aéreo del pirata, sin embargo tanto Lamia (sin duda en los minutos finales, el personaje más tétrico de las últimas películas que he visto) como el príncipe Septimus (Mark Strong) no descansarán hasta lograr cumplir su objetivo.

La historia en general es entretenida y las actuaciones, en su mayoría son buenas. Sin embargo, el alto contenido humorístico del guión implicaSeptimus no tomarse en serio a los personajes y ayuda al ya comentado “fin de la ilusión”. De todas formas confieso que en algunas ocasiones los chistes me sacaron más de una sonrisa, en especial con la aparición del corrupto Ferdy the Fence (Ricky Gervais). La banda sonora es muy buena y cuenta con canciones épicas dignas de producciones de estilo fantástico. De hecho, si hacemos una lista de pros y contras, la lista de cosas positivas es más larga que la de cosas negativas (incluir entre las positivas que la narración está a cargo del gran Ian McKellen), sin embargo, que una película fantástica no induzca a que la imaginación se pierda dentro de la pantalla, pensando que estamos viendo un mundo fabuloso, pero creíble es un pecado mortal que comete la película del director Matthew Vaughn, espero que en su próximo trabajo no vuelva a tropezar con la misma piedra.

FICHA TÉCNICA
Nombre: Stardust
Año: 2007
Duración: 127 minutos
Producida por: Paramount Pictures

About these ads