Regular

Durante mucho rato estuve pensando en cuántas estrellas darle a esta película. Sin duda es entretenida, sin embargo, los más que austeros efectos especiales, fallos en la continuidad y antagonistas débiles hacen que este film tambalee. La historia se centra en el joven emperado Rómulo Augusto (Thomas Sangster) quien ve como su, otrora poderosa, nación cae en manos de los godos, comandados por Odoacro (Peter Mullan). Tras un corto cautiverio y un rescate digno de alguna película de James Bond (los valerosos romanos se enfrentan a una interminable horda de bárbaros), el grupo del último emperador emprende el viaje a su tierra prometida, Britania, en busca de la última legión que podrá enfrentarse a los godos y salvar al imperio.

La premisa de la película es original y mezcla la dramática historia del último emperador romano con la leyenda del ficticio primer rey inglés. Las crónicas indican que Rómulo Augusto era un niño al momento de asumir la magistratura de un imperio alicaído y sin ¿Gandalf liderando a la Comunidad del Anillo?poder real, tras un golpe de estado dado por su padre Orestes (interpretado en la película por Iain Glen). La nación romana, rodeada por las tribus germánicas se ve sin defensas cuando una noche de 476 d.c. la capital imperial de Rávena (nombrada en reemplazo de Roma por el emperador Honorio) es invadida por el grueso del ejército de Odoacro, según la película miembro de los godos, cuando en realidad era líder de los hérulos, bárbaros germánicos de procedencia escandinava. La realidad y la película siguen un camino similar hasta que Rómulo Augusto es tomado prisionero por los invasores y es enviado a una isla prisión. La realidad pierde el rastro del último emperador en este lugar. Muchos historiadores indican que existe la posibilidad que Rómulo haya sobrevivido en algún lugar del sur de Italia, hasta bien entrado el siglo VI, sin embargo, no existe ningún dato fidedigno que indique esto y es muy probable que Rómulo haya muerto en prisión.

Es en este punto en que la ficción avanza con luz verde en el desarrollo de la película. Tras un audaz (y no del todo creíble) rescate, comandado por el general romano Aurelius (Colin Firth) con la ayuda de Mira (Aishwarya Rai) , una Aurelius y Miraenigmática, peligrosa y bella guerrera del imperio oriental y otros miembros del escuadrón de Aurelius. La isla prisión se encontraba a cargo de Wulfila (interpretado por Kevin McKidd, quien se hizo conocido por su rol de Lucius Vorenus en la miniserie de HBO Roma), quien se muestra ineficiente en el uso de sus recursos ampliamente superiores para lograr evitar el rescate. El grupo, además de liberar al último emperador, rescata a su mentor, un mago parecido a Gandalf con una pizca de Yoda y Obiwan Kenobi, llamado Ambrosinus (Ben Kingsley), quien ha buscado por décadas la misteriosa espada del César. Dicha espada, según el mito, le dará el poder (casi como He-Man) de gobernar a quien la porte. Forjada en un fuego rojo durante varios días y noches de los restos de una “estrella caída a la tierra” la espada tiene escrita una leyenda que dice  “Hecha para un conquistador: Julio César” – “CAI • IVL • CAES • ENSIS CALIBVRNVS”, tras años en la interperie el muzgo cubre algunas de esas letras, dejando sólo visible “E   S   CALIBUR”… wow, no? Bueno, igual está interesante el puente que hacen entre realidad y leyenda.

Ya que son muy pocos para recuperar el imperio, al conocer la noticia que el Ejército y el Senado han jurado lealtad a Odoacro, el pequeño grupo decide buscar ayuda con la última Wulfilalegión romana del mundo libre, ubicada en la lejana isla de Britania. Es así como el grupo decide cruzar media Europa y luego el Canal de la Mancha para llegar a la isla, sin embargo, en este nuevo país no sólo se enfrentarán al bárbaro Vortgyn (Harry Van Gorkum) rey de Anglia, sino que también a Wulfila y sus fuerzas que siguen sus pasos.

Como les comentaba esta película me costó calificarla con 3 o 4 estrellas ya que aunque tiene varios fallos es entretenida. Sin embargo, la cantidad de fallos o insuficiencias son bastantes como para no restarle esa estrella adicional. La historia planteaba una hipótesis interesante al unir al último emperador romano con el primer miembro de la dinastía Pendragón, la cual dio origen al Rey Arturo, portador de la famosa espada Excalibur, sin embargo, falto un mejor tratamiento de la historia, un par de vueltas de tuerca más para convertir la historia en una épica caballeresca como merecía ser. Pero bueno, no hay para que ser tan destructivo con una película que de todas formas cumple con entretener.

FICHA TÉCNICA:
Nombre: The Last Legion
Año: 2007
Duración: 102 minutos
Producida por: Dino de Laurentiis Cinematografica

Anuncios