En una tierra sin Ley, de hombres rudos y sin corazón, el código que rige sus vidas es el mismo que rige su muerte. Esta frase resume el argumento de 3:10 to Yuma (conocida en Chile como “3:10 a Yuma” y algunos otros países como “Aquél Tren a Yuma”), la cual nos transporta al no-tan-viejo oeste, ya que en la línea cronológica esta película se centra en los años posteriores a la Guerra Civil estadounidense (o Guerra de Secesión), es decir después de 1865. Jamás me llamaron la atención las historias de western y mi única aproximación a ellas era algunas tardes de cine en que veía a mi abuelo disfrutar de dichas películas. Esta cinta, dirigida por James Mangold y protagonizada por Christian Bale y Russell Crowe, se lleva el premio al primer western que disfruto completamente y que perfectamente podría revirir un género muerto hace varias décadas.

Dan Evans (Christian Bale) es un granjero de Arizona, aproblemado por las deudas y la enfermedad de su hijo menor, es por eso que, por US$200, decide sumarse a la patrulla de hombres valientes que llevarán al peligroso criminal Ben Wade (Russell Crowe) a la estación de trenes del pueblo de Contention para subirloLos rudos hombres del Oeste al ferrocarril de las 3:10 hacia Yuma, donde será encarcelado, juzgado y seguramente colgado. Sin embargo, la tarea no es fácil ya que la banda de Wade sigue suelta y busca desesperadamente a su jefe, ahora bajo el líderazgo del despiadado Charlie Prince (Ben Foster) quien no descansará hasta lograr su liberación. Comandados por el legendario Byron McElroy, interpretado por el también legendario Peter Fonda, la banda que incluye además a Doc Potter (Alan Tudyk), Grayson Butterfield (Dallas Roberts), Tucker (Kevin Durand) y William hijo de Dan (Logan Lerman), tendrán que cruzar el peligroso territorio apache en el desierto para llegar al también peligroso pueblo de Contention, donde esperan que no se retrase el 3:10 a Yuma.

Christian Bale es uno de mis actores favoritos (principalmente debido a su interpretación en Batman Begins), sin embargo, he visto su evolución desde la perturbadoramente Christian Bale como Dan Evansfantástica American Psycho, pasando por la no menos perturbadora El Maquinista, en la cual puede verse fisicamente su compromiso como actor, también en la entretenida The Prestige, así como la no tan amena (para mi al menos) Rescue Dawn (me queda aún pendiente Harsh Times). Bale entrega mucho en sus interpretaciones y su estilo, que de una u otra forma demuestra la debilidad humana (incluso cuando se pone el traje de el Caballero Oscuro). En esta oportunidad la motivación visible de Evans, su personaje,  es la de obtener el dinero necesario para evitar tener mayores problemas con su rancho y poder darle así un mejor futuro a su familia, pero también existe una motivación igualmente importante que queda al descubierto cuando se confiesa con Wade, el personaje de Crowe, al relatar lo importante que es para él convertirse en un modelo a seguir para su hijo mayor y que este se sienta orgulloso de su padre.

Por otro lado Russell Crowe vuelve a las películas de acción que lo hicieron popular hace años, tras la olvidable A Good Year. LoRussell Crowe como el forajido Wades actores muchas veces repiten parte de sus interpretaciones pasadas, lo cual es un defecto profesional practicamente inevitable, pero que en algunos casos se entiende y sirve de apoyo al rol que se encuentran personificando. Ben Wade es un criminal, de los malos muy malos, lo cual queda claro desde el inicio de la película, sin embargo, también queda claro que Wade comparte lo que los protagonistas de Master and Commander: The Far Side of the World, A Beautiful Mind y Gladiator, tienen ángel y de sobra. Las motivaciones de Wade son simples, pero su personalidad es compleja y queda al descubierto en las últimas escenas, sumando además la confesión que le realiza a Evans durante el “minuto de confianza” que compartieron en la estación de Contention.

Crowe y Bale entregan mucho en sus interpretaciones de personajes diametralmente Batman y Robin?opuestos, pero complementarios a la vez. Somos testigos de una relación distante durante prácticamente toda la película, a ratos tan distante que me hizo preguntarme si esa pareja tiene química, sin embargo, por un par de segundos somos también testigos de un momento complice, de un pestañeo que nos muestra como sería el mundo si estos dos tipos rudos, curtidos por la vida, fuesen verdaderos amigos. Sin duda serían los mejores amigos. La moral de uno, frente a la simpatía del otro, la valentía de uno frente a la seguridad del otro. Son complementarios, en todo momento, y no se entendería un Evans sin un Wade, como un Wade sin un Evans. Las otras interpretaciones están también magníficas. Partiendo por el notable Peter Fonda, siguiendo con el soberbio Dallas Roberts y hasta el joven Logan Lerman. Este remake del film homónimo de 1957, es sin duda una de las buenas películas del año que se acaba y vale la pena verlo.

Con esta reseña me despido hasta el 2008, un año que espero nos traiga más y mejores filmes. ¡Felicidades a tod@s!

FICHA TÉCNICA
Nombre: 3:10 to Yuma
Año: 2007
Duración: 117 minutos
Dirigida por: James Mangold
Escrita por: Halsted Welles y Michael Brandt
Producida por: Relativity Media y Tree Line Films

TRAILER

Anuncios