Todo está bien en tu mundo, aunque con altos y bajos, te puedes considerar una persona feliz, agradecida de la vida. Tienes un buen trabajo y una linda familia. Esta noche dormirás en tu comoda cama, mientras el resto de su familia descansa a pocos metros tuyos. Todo es paz y tranquilidad en tu vida, como debería ser, ¿no? Hay veces en que el destino nos pone a prueba, no cuando queremos, no cuando estamos preparados. Un solo golpe puede cambiar nuestras vidas y transformarlas en algo que jamás pensamos que podría ser. Eso es lo que le ocurre a Nick Hume (Kevin Bacon) y a su familia en el film Death Sentence, en el cual tendrán que luchar contra la pérdida de uno de los suyos y la inevitable destrucción familiar a la que lleva ese evento y una serie de malas, pero entendibles, decisiones.

Nick Hume (Kevin Bacon) lleva una vida envidiable, trabaja como analista de riesgos (puesto cada vez más recurrente en las películas estadounidenses… hay algo de morbo en ver sufrir a un analista de riesgos, ¿no?), está casado con la bella Helen (Kelly Preston) y tiene dos hijos, Brendan (Stuart Lafferty) campeón de hockey y Lucas (Jordan Garrett) Familia Felizun apasionado de la pintura. Una noche, después de un partido de hockey, Nick llevaba a Brendan de regreso a casa cuando deben detenerse a echar bencina. Estar en el lugar equivocado en el momento equivocado nunca antes tuvo un significado de tal importancia para los Hume, ya que en ese mismo momento un grupo de pandilleros entra a la estación de bencina y se desata un acto de violencia pura que, habiendo sido filmado con mucho cuidado y sin excesos, impacta por su crudeza. La mayor de las violaciones es la violación a la confianza en el mundo en que vivimos, cuando nos ponen de golpe en una situación ajena, violenta y que ataca las bases mismas de nuestra existencia. Esa noche Nick Hume murió. Murió como el padre amoroso, el esposo sensato y el amigo gentil. Esa noche, de la mano del acto brutal que definirá el resto de su vida, nace un Nick Hume distinto, oscuro y por sobre todo rabioso.

La rabia e impotencia debido a una situación ajena y terrible que se nos impone por terceros es dificil de asumir. En distintos personajes vemos como reaccionan o mutan debido a un evento violento que los marca definitivamente. Mi cabeza me lleva a pensar en Bruce Wayne, dejando de lado su acomodada vida asume un rol de vigilante nocturno. En este caso Nick Hume pasa por un proceso similar y decide, tras ver el actuar de la justicia, tomar en sus manos la venganza. Lamentablemente uno no toma en cuenta las consecuencias de los actos movidos por el rencor. Es natural, ya que la rabia nubla nuestro razonamiento y personas, en otro momento prudentes, se vuelven temerarias y actúan de forma precipitada. Nick Hume se vuelve imprudente y, gratuitamente, pone en peligro al resto de su familia al declararle abiertamente la guerra a una peligrosa banda de salvajes criminales, comandados desde las sombras por Bones (John Goodman) y su muy visible mano derecha Billy (Garrett Hedlund).

Si esta película hubiese terminado a la hora y trece minutos de haber comenzado hoy estaría reclamado su corta duración, pero probablemente venerando una historia sumamente dramática con un final impactante. De hecho, la propuesta del director James Wan me sorprendió, sabiendo que las principales películas de su repertorio como director y productor son Saw, Saw Rebirth, Saw III, Saw IV y Saw V (variado ¿no?). Sin embargo, la cinta continuó y aunque no dejó de ser interesante, sufrió una mutación que la llevó del drama más profundo a la acción dura y pura. El cambio fue un poco raro y aunque tiene explicación, a ratos la impresionante habilidad con la pistola de un ANALISTA DE RIESGOS llama la atención, por decir algo suave.

Death Sentence es una buena película, con grandes dosis de drama, emoción y acción. Su único problema es que el cambio de timón entre la historia dramática y las escenas de acción es muy brutal, tanto como los actos de violencia que vemos plasmados en pantalla, sin una zona neutra entremedio. De todas formas quienes la vean se van a entretener, pero recomiendo que elijan la versión Unrated del menú del DVD, que incluye 10 minutos adicionales.

FICHA TÉCNICA
Nombre: Death Sentence
Año: 2007
Duración: 110 minutos (versión unrated)
Dirigida por: James Wan
Escrita por: Ian Jeffers
Basada en la novela de: Brian Garfield
Protagonizada por: Kevin Bacon, Garrett Hedlund, Kelly Preston, Jordan Garrett, Stuart Lafferty, Aisha Tyler, John Goodman y Matt O’Leary.
Producida por: Hyde Park Films

TRAILER

Anuncios