Archive for febrero 5, 2008


Bryan (Liam Neeson) es un padre preocupado, un serio hombre de familia, que quiere lo mejor para los suyos. Los protege y cuida, tal vez con demasiado celo, es por eso que cuando su hija Kim (Maggie Grace) le dice que quiere pasar sus vacaciones en Paris, con una amiga, Bryan se opone firmemente. Pero el tipo no es de piedra y finalmente accede a los deseos de su hija, dejándola partir con una serie de recomendaciones. Si la pesadilla para todo padre es saber que algo malo le ocurre a sus hijos, esta pesadilla se ve acentuada cuando los hijos se encuentran lejos de ellos. Kim y su amiga han sido secuestradas, aparentemente, por una banda de trata de blancas, que las intentará meter en el mercado negro de la prostitución. Lamentablemente para los plagiadores, desconocen que Bryan es un receloso padre, que no dará descanso alguno a los capturadores, además de ser un destacado agente secreto en retiro, con habilidades más que excepcionales. El trailer, después del salto. Sigue leyendo

Anuncios


Güena

Interrumpimos nuestra programación habitual con una noticia de último minuto. Múltiples artefactos explosivos detonaron, simultáneamente, en Los Ángeles hace algunos instantes. En el centro de la ciudad caen escombros de edificios afectados por las detonaciones, mientras que el pánico se apodera de la gente que corre desesperadamente por las calles. Inmensas columnas de humo negro comienzan a cubrir grandes áreas de la ciudad. Explosiones adicionales se acaban de producir en Beverly Hills y en la terminal de salidas del Aeropuerto Internacional de Los Ángeles. La ciudad se encuentra en alerta roja, no intenten entrar en ninguna de las zonas afectadas, la policía está bloqueando con barricadas el acceso a las áreas de desastre. Esto, acaba de llegar… nos indican que las autoridades sospechan que químicos tóxicos, fueron liberados con las explosiones y las toxinas, potencialmente letales, viajan en el humo causado por los incendios. ¡No salgan de sus casas! Cierren y sellen las puertas y ventanas, pero por sobre todo, ¡no salgan de sus casas! Sigue leyendo