Güena

Interrumpimos nuestra programación habitual con una noticia de último minuto. Múltiples artefactos explosivos detonaron, simultáneamente, en Los Ángeles hace algunos instantes. En el centro de la ciudad caen escombros de edificios afectados por las detonaciones, mientras que el pánico se apodera de la gente que corre desesperadamente por las calles. Inmensas columnas de humo negro comienzan a cubrir grandes áreas de la ciudad. Explosiones adicionales se acaban de producir en Beverly Hills y en la terminal de salidas del Aeropuerto Internacional de Los Ángeles. La ciudad se encuentra en alerta roja, no intenten entrar en ninguna de las zonas afectadas, la policía está bloqueando con barricadas el acceso a las áreas de desastre. Esto, acaba de llegar… nos indican que las autoridades sospechan que químicos tóxicos, fueron liberados con las explosiones y las toxinas, potencialmente letales, viajan en el humo causado por los incendios. ¡No salgan de sus casas! Cierren y sellen las puertas y ventanas, pero por sobre todo, ¡no salgan de sus casas!

Right At Your Door, opera prima en la dirección y en el guion de Chris Gorak (director de arte de Fight Club y supervisor de arte en Minority Report), trata una temática manoseada, como es la de los atentados terroristas y el estado de paranoia en el cual caen sus victimas, pero desde una perspectiva distinta y entretenida, la del hombre común que no tiene el papel de héroe, sino que más bien testigo lejano, al principio, de los eventos que ocurren fuera de su ventana. La falta de lucas en el presupuesto de esta producción juega a favor de la historia, en vez de caer en una elaborada y cansina muestra de pirotécnia hollywoodense (de hecho, no vemos los atentados más que de lejos y de forma muy breve, asistiendo a un interesante relato radial digno de Welles), se nos presenta con un relato sencillo muy bien hilvanado. De haber sido dirigida por un tipo como Michael Bay, hasta tu televisor explotaría y seguramente veríamos que detras de las bombas, aparecería una nave extraterrestre comandada por enanos de 2 cabezas. En este sentido Chris Gorak lo hace bien, asume su falta de presupuesto al entregarnos una historia contada de una forma muy simple, tan simple, que nos hace sentir estar al lado de los protagonistas.

Es un día normal en la vida de Brad (Rory Cochrane), un músico desempleado. Despierta temprano para prepararle el café y la ducha a su esposa Lexi (Mary McCormack) quien pronto se debe levantar para ir a trabajar. A pesar de la cesantía, es una buena vida la de Brad, sin sobresaltos, con una bella esposa, un gastador 4×4 y una linda casa. Nada hacía presagiar que ese día en particular el miedo tocaría a su puerta. La detonación de múltiples artefactos explosivos en Los Ángeles y la entendible suspensión de los servicios de comunicaciones, hacen que Brad pierda la calma y decida salir a buscar, infructuosamente, a su esposa. Las autoridades han tomado el control de la ciudad e indican que las detonaciones pueden ser “bombas sucias”, es decir, que tengan químicos tóxicos letales a transmitirse por el humo y las cenizas de los incendios. Urge encerrarse, sellar las casas y esperar. Es una espera tediosa y dolorosa para Brad, que aunque se encuentra acompañado por Álvaro (Tony Perez), el maestro chasquilla de su vecino, se encuentra solo, sumido en la preocupación por la suerte que pudo correr su esposa. A medida que la oscuridad se acerca, acelerada por la caída de las cenizas tóxicas, la esperanza de Brad comienza a diluirse.

De pronto, contra todo pronóstico, Lexi vuelve al hogar. Cubierta de cenizas y con una toz que le quita de golpe la alegría a Brad por volver a ver a su esposa. Lexi estuvo al lado de una de las explosiones, por lo que es muy probable que se encuentre contaminada… la decisión de Brad no es fácil, pero sólo puede ser una. Lexi no puede entrar al hogar. Enfrentados a una amenaza más brutal y dolorosa que la del ataque terrorista, Lexi y Brad se encuentran en un punto en que jamás pensaron poder llegar a estar, la lucha por su sobrevivencia en posiciones antagonístas.

Right At Your Door es una película de esas que, luego de verlas, uno se pregunta por qué no llegó a las salas de cine de Chile. ¿Acaso las distribuidoras no tienen espacio para el cine independiente? (que en todo caso, siendo estadounidense, poco tiene de independiente). La tensión generada por la cámara de Gorak y las sobresalientes actuaciones de Mary McCormack, Rory Cochrane y Tony Perez hacen de esta película una cinta notable. El único punto en contra es la banda sonora, mediocre en relación a la grandeza alcanzada en los demás puntos de análisis del film. En esta cinta los malos no son los terroristas (que de todas formas lo son), sino que las circunstancias que llevan a una joven pareja al borde de la destrucción física y emocional. Vale la pena verla y sentir parte de ese miedo real que deben sentir, a ratos, los habitantes de Los Ángeles, Nueva York, Tel Aviv, Bagdad, Nueva Delhi o Medellín, el miedo y la paranoia que genera un estado de alerta permanente.

TRAILER

FICHA TÉCNICA
Nombre: Right at your Door
Año: 2006
Duración: 96 minutos
Dirigida y escrita por: Chris Gorak
Protagonizada por: Mary McCormack, Rory Cochrane, Tony Perez, David Richards, Ed Francis Martin, Nina Barry, Scotty Noyd Jr. y Max Kasch
Producida por: Thousand Words

Anuncios