Buena

Mientras anoche los hermanos Coen se llevaban todos los premios que podían agarrar, yo estaba viendo su última película, ganadora del Oscar en las categorías de Mejor Película y Mejor Dirección 2008, entre otras. No Country for Old Men, fue titulada en Chile como “Sin Lugar para los Débiles” y en España con el menos afortunado título “No Es País para Viejos”, traducción literal que hace perder todo el sentido a la frase que en inglés se refiere a los nuevos y violentos tiempos en un territorio (no país), en el cual los hombres de más edad (o sencillamente más civilizados) se sienten sobrepasados por los acontecimientos. No Country for Old Men es una oda a la violencia, al crimen y a la deshumanización del hombre, gobernado por la droga y el dinero. Puede que se vea lejana a la realidad de cualquiera de nosotros, pero ¿qué ocurriría si un día nos encontramos un maletín con un millón y medio de dólares adentro?

Llewelyn Moss (un cada vez más sólido Josh Brolin) es un campesino de esos “a la antigua”, en el árido y aveces duro desierto del medio oeste estadounidense. Este abrutado hombre tiene la buena mala suerte de toparse una noche con un maletín que contiene un millón y medio de dólares, el problema es que está rodeado de varios cuerpos acribillados de narcotraficantes méxicanos, de esos que aunque muertos tienen cara de que te quieren romper todos los huesos. Lamentablemente Llewelyn es en el fondo un tarado buen tipo y decide volver al lugar del crimen para darle agua a un moribundo que, para toda persona multineuronal, está claro que dejó este mundo hace rato. Esta en esto, cuando los dueños de los millones se encuentran con él, por lo que no le queda más que apretar cachete y correr lo más rápido que pueda. Que pena Llewelyn, da lo mismo esconderse de un escuadrón de enojados narcotraficantes mexicanos… detrás tuyo está Anton… ¡Te jodiste!

Anton Chigurh (Javier Bardem) es, por donde se le mire, la maldad personificada. Lejos quedó el reinado del Dr. Lecter, ya que Anton con una sola mirada le borraría la sonrisa de golpe al personaje de Anthony Hopkins. Nada sabemos de este psicópata, sólo podemos inducir algunas cosas por lo que vemos en pantalla. Claramente no tiene sentimientos, ni emociones, carece de piedad y cuenta con una clara personalidad psicópata, incluso se las da de Dos Caras, el personaje del mundo de Batman, ya que también decide la suerte de algunas de sus víctimas con una humilde monedita. Anton quiere el maletín que tiene Llewelyn. ¿Por la sed del dinero? ¿Por orgullo? ¿Por que se lo ordenaron? La razón da igual, su objetivo es el maletín y no parará hasta obtenerlo. Poco importa su entorno y la gente que lo rodea, todo es una oportunidad y quienes se topen con él están en grave peligro, ya que mientras demuestren su utilidad seguirán en este mundo, sino, ¡nos vemos!

Detrás de Anton va un viejo alguacil, curtido por los años, impresionado por sus crímenes, pero ineficaz a la hora de detenerlo. Ed Tom Bell (Tommy Lee Jones) viene de una larga familia de justicieros, un vaquero moderno que se encuentra agotado al final de su carrera. Es un tipo inteligente, conoce la naturaleza del crimen y de sus perpetradores, sin embargo, le cuesta entender este nuevo mundo y la violencia desmedida con la que Anton comete los crímenes. Esto hace que solo pueda ser un espectador de los mismos, siempre de lejos. Frustrante situación para un alguacil que se muestra cansado de su trabajo y de la vida.

Los hermanos Coen adaptaron eficientemente y con crudeza la novela de Cormac McCarthy. Es una película que claramente no tiene lugar para los débiles, una historia de violencia con una mayor dósis de ella que la que nos presentó David Cronenberg, en la cual el malo se lleva toda la carga en la que se sostiene el film. Josh Brolin y Tommy Lee Jones interpretan muy bien sus roles, sin embargo, es Javier Bardem quien se apodera del film. Lo dije antes y lo repito, el Anton Chigurh de Bardem supera al Lecter de Hopkins, por su demencia y por su brutalmente creíble inhumanidad. El Premio Oscar que ganó anoche el actor español por esta interpretación está absolutamente bien entregado.

No he visto aún There Will Be Blood, por lo que no puedo compararlas, sin embargo, quedo con la sensación que No Country for Old Men, aunque es una muy buena cinta, pudo ser mejor y, en realidad, el Premio Oscar a Mejor Película pudo ir a parar a otras manos. Resulta que esta película es un poco larga y a ratos la lentitud en el relato la hace levemente tediosa. De todas formas es un gran film, brillantemente presentado y vale la pena verlo, sobre todo por la magistral interpretación de Javier Bardem, la nueva gran estrella de Hollywood.

TRAILER

FICHA TÉCNICA
Nombre: No Country for Old Men
Año: 2007
Duración: 122 minutos
Dirigida por: Ethan Coen y Joel Coen
Escrita por: Ethan Coen y Joel Coen
Basada en la novela de: Cormac McCarthy
Protagonizada por: Tommy Lee Jones, Javier Bardem, Josh Brolin, Woody Harrelson, Kelly Macdonald y Stephen Root
Producida por: Paramount Vantage y Miramax Films

Anuncios