Me equivoqué. Cuando puse el disco de The Mist (títulada como La Niebla en Chile) en mi DVD sabía que estaría delante de una porquería, otra película de pseudo miedo, mediocre y con el manoseado hasta al cansancio subtítulo “del maestro del terror Stephen King“. Me equivoqué y me alegro de que eso haya ocurrido porque cada vez que uno se sorprende con alguna película siente como si redescubriera el cine, como si se reencantará con esa magia maravillosa que nos transporta a mundos lejanos y distintos del que vivimos a diario. En el caso de esta película la unión de Stephen King y el director Frank Darabont prueba ser exitosa una vez más, después de su trabajo en conjunto en The Green Mile, obviamente manteniendo las distancias y las proporciones. The Mist es una película de terror que se divide en dos, el terror a lo desconocido y el terror a las irracionales decisiones humanas.

En el pequeño pueblo de Castle Rock una poderosa tormenta eléctrica desata todo su poder, dejando a sus habitantes sin electricidad y líneas telefónicas, es decir, aislados del resto del mundo. Como muchos habitantes, David Drayton (Thomas Jane) se dirige junto a su hijo Billy (Nathan Gamble) y su vecino Norton (Andre Braugher) al supermercado local para abastecerse, momento en el cual una misteriosa niebla inicia su implacable avance sobre el centro de la ciudad. Ni los convoyes militares a gran velocidad, ni el ulular de las sirenas de los autos de policía, ni siquiera la alarma general que se escucha desde todos los rincones de Castle Rock hacen que los clientes del supermercado asuman la violenta realidad que se les impone sobre ellos, hasta la llegada del ensangrentado Dan Miller (Jeffrey DeMunn) gritando “¡Hay algo en la niebla! ¡Cierren las puertas, por Dios!”, seguido por la densa niebla y un fuerte temblor. En un día normal si la señorita Carmody (Marcia Gay Harden), la loca del pueblo, dijera “La muerte está afuera. Es el fin de los días”, nadie le prestaría atención, lamentablemente para quienes están en ese supermercado, no es un día normal. Rodeados por una pared de niebla y por lo que aparentan ser extrañas criaturas, los asustados residentes de Castle Rock tendrán que juntar fuerzas para sobrevivir en ese encierro, sin embargo, cuando tu mundo deja de funcionar y las reglas de una sociedad civilizada se ven suprimidas por el miedo, la peor amenaza radica en cada uno de nosotros.

The Mist está basada en un cuento de Stephen King que mezcla el terror, la ciencia ficción y el drama de una manera muy bien lograda. La adaptación de la novela por parte del director y guionista Frank Darabont (que en su haber tiene las excelentes The Shawshank Redemption, The Green Mile y The Majestic) es genial y su final alternativo al escrito fue incluso aplaudido por King. Asistimos de una forma muy cercana a una invasión, de la cual los protagonistas no cuentan con mucha información… ¿una explosión en las fábricas? ¿será parte del proyecto militar “Arrow Head”? No lo sabemos, no está claro. En este sentido Darabont logra hacer lo que no pudo hacer Cloverfield, ya que con lo poco que sabemos y vemos, logra mantener la tensión de forma constante durante todo el metraje, con muy pocos descansos para el espectador, los suficientes como para recuperarse y volver a la carga. Además, prueba que para sentirse dentro de la película no es necesario recurrir a una cámara en mano, ya que con su steadycam logra transmitir la misma sensación que Matt Reeves quiso transmitir con el proyecto monstruoso de J.J. Abrams, pero de mejor forma ya que en ningun momento el espectador tendrá la sensación de mareo o de tedio por estar frente a una cámara en constante movimiento. Las actuaciones están, en general, a la altura de la película. No siendo el mejor actor que existe Thomas Jane logra convencer en su rol de padre de familia, aunque tiene algunos puntos débiles en los momentos más emotivos. Andre Braugher, William Sadler, Frances Sternhagen y Toby Jones están geniales en sus roles, sin embargo, es Marcia Gay Harden quien se roba la película en el rol de la extremadamente odiosa Señorita Carmody, sin lugar a dudas, uno de los personajes más detestables del último tiempo. Mención aparte a Nathan Gamble, quien interpreta al hijo del personaje de Thomas Jane, de gran forma, siendo uno de los pocos niños en el cine que he visto entreguen una muy buena performance emotiva (las escenas en las que se tenía que mostrar asustado era notablemente convincentes, sin caer en excesos). Laurie Holden y Alexa Davalos están correctas en sus roles.

Aunque racionalmente pueden haber muchas cosas que no se entiendan o que no sean del todo convincentes, la aventura en la que nos sumergimos nos absorve y entretiene tanto que las podemos perdonar. Estuve a punto de darle cinco estrellas, sin embargo, algunos efectos especiales poco cristianos (como los tentáculos y los arácnidos) hicieron retractarme, debido a que los efectos de las criaturas en general son bastante buenos, entonces da un poco de lata ver que en otros aspectos en que se necesitaba más prolijidad el tema estuvo un tanto descuidado (tal vez por falta de presupuesto). Sea como sea, The Mist es una muy buena película de terror, con tensión constante y una muy entretenida trama, la cual hace claros guiños al mundo de H.P. Lovercraf y a Cthulhu. Absolutamente vale la pena verla, aunque en EE.UU., la crítica la destrozó, en especial por su final, el cual para mi es de los puntos fuertes de la cinta y refuerza el hecho de que los efectos especiales sirven de acompañamiento, pero que los géneros de terror y ciencia ficción deben seguir sustentándose en un guión fuerte y en actuaciones convincentes.

TRAILER

FICHA TÉCNICA
Nombre: The Mist (La Niebla)
Dirigida por: Frank Darabont
Escrita por: Frank Darabont y Stephen King
Protagonizada por: Thomas Jane, Marcia Gay Harden, Laurie Holden, Andre Braugher, Toby Jones, William Sadler, Jeffrey DeMunn, Frances Sternhagen, Alexa Davalos y Nathan Gamble
Producida por: Darkwoods Productions y Dimension Films

Anuncios