Hace poco terminó el primer episodio de “Terminator: The Sarah Connor Chronicles” y quedé gratamente sorprendido con lo que vi. Primero que todo hay que entender que esta es una serie de TV y no una película, por lo tanto hay que tener claro que los tiempos y el desarrollo del relato podrán bajar en su intensidad a medida que los capítulos pasen (sobre todo los primeros). Luego de este breve ‘rayado de cancha’, reitero que quedé contento con lo que vi, luego de los primeros 60 minutos de serie (45 si descontamos los comerciales), ya que las actuaciones son buenas, los efectos especiales convincentes y el argumento planteado no sólo es muy interesante, sino que también abre nuevas posibilidades a una historia conocida por los amantes de la ciencia ficción. Si quieres saber un poco más y ver uno que otro afiche bonito, sigue leyendo después del salto.

El primer episodio de “Terminator: The Sarah Connor Chronicles” inicia un par de años después de los acontecimientos relatados en Terminator 2: Judgment Day, osea en 1999, y nos muestran a una Sarah Connor (Lena Headey) que aún se enfrenta a las pesadillas de ver a su hijo John (Thomas Dekker) asesinado por uno de los Terminators enviados desde el futuro. El entorno tranquilo y quitado de bulla en el que se desenvuelven madre e hijo no le da la suficiente seguridad a ella, después de todo “nunca estás seguro, nunca”, por lo que deciden iniciar nuevamente el periplo nómada, tal vez gatillado por la pedida de matrimonio del novio de Sarah, Charley Dixon (Dean Winters). Sea como sea, los fugitivos escapan a un pueblo perdido en el desierto de Nevada (creo) donde son encontrados fácil y estúpidamente por un Terminator. Este es de hecho el punto más débil de toda la historia ya que no se condice con los 2 años que llevaban de vida casi normal, para ahora ser descubiertos de forma tan tonta. En fin, en pleno escape por su vida, John se encuentra con su salvadora, la bella Cameron (Summer Glau) un Terminator bastante moderno, inteligente y sociable, enviado al pasado para proteger al futuro líder de la resistencia.

La persecución obliga a Cameron a tomar una medida desesperada con la intención de proteger a John y cumplir el deseo de Sarah, destruir Skynet. Es por eso que, con la ayuda de piezas de tecnología creadas por un enviado del futuro años antes, Cameron logra transportar a los Connor varios años hasta el futuro… un futuro distante, peligroso y desconocido. El año es… 2007… ¡CUEK! Según el robot/femme fatale, ese es el año indicado para iniciar la ofensiva final contra Skynet, con tal de evitar el apocalipsis nuclear y el inicio de la era de dominación de las máquinas.

Creo que muchos fans de las películas (las dos originales por lo menos) no disfrutarán esta serie, cuyo lenguaje y estilo apuntan más a las nuevas generaciones. Tomando esto en consideración, sumado a lo que les comenté anteriormente, que debemos entender que esta es una serie y no una película más, creo que estamos ante un producto bastante bueno y entretenido. Hay algunos cabos sueltos, que espero vayan quedando atrás a medida que avanza la temporada, sin embargo la evaluación global del primer episodio es que se trata de una serie con potenciales y hasta el momento buena. Será cosa de esperar y ver como se sigue desarrollando la historia.

Sigue la historia el próximo martes a las 23.00 hrs. de Chile, por el Warner Channel.

Anuncios