No sé por dónde empezar. Tal vez lo mejor sería hacer un mea culpa por no haber visto esta película antes. Escuché tanto que era buena, que redefinía el cine independiente estadounidense, que su único Premio Oscar era poco para lo que Juno le entregaba a los espectadores, etc, etc, etc, que pensé que por tanta bulla en el ambiente al verla me parecería un desastre o que simplemente me decepcionaría. Gracias a Dios estaba equivocado, ya que Juno me entregó una experiencia fantástica frente a la TV, en la que la mezcla de emociones era tan natural como el cambio de género, de drama a comedia, de comedia a romance y de romance de vuelta al drama. Jason Reitman en la dirección, Diablo Cody en el guión y un fantástico reparto liderado por Ellen Page nos presentan una historia cautivadora en la cual, de una u otra manera, vemos reflejadas nuestras vidas o al menos parte de ella.

Juno (Ellen Page) es una mina que está en 3ro Medio (16 años) y acaba de darse cuenta que está embarazada de su mejor amigo, el hiper-pavo y ultra-flaco velocista (no da pa decirle atleta) Paulie Bleeker (Michael Cera). El temor inicial y la idea de un aborto son rápidamente dejadas de lado por una pendex que desde el comienzo se muestra bastante madura para su edad, lo cual la hace ser un pajarito raro en su colegio. Antes de confesarle todo a su padre (J.K. Simmons) y a su madrastra (Allison Janney) , Juno, con la ayuda de su amiga del alma Leah (la exquisita y simpática Olivia Thirlby) buscan en los avisos clasificados una pareja que esté ansiosa por adoptar un hijo, encontrando a Vanessa (Jennifer Garner) una exitosa profesional… ehm… digamos que abogada (uf!) y a su esposo Mark (Jason Bateman) un compositor de música para comerciales (doble uf!… ¿abogada? ¿publicista? ¡Deja vu!). Decidida a entregar a “la cosa” en adopción, Juno y su padre visitarán a la joven pareja, quienes felices acompañarán a la pendex en sus restantes 7 meses de gestación… aunque siete meses es tiempo más que suficiente para que algunas cosas cambien.

La historia que nos presenta Diablo Cody, la guionista ganadora de un Oscar por su trabajo en Juno, es un drama característico de nuestra época y por lo mismo fácil de entender. Sin embargo, la fuerza del film no radica en la historia principal, en aquel ya manoseado melodrama de la adolescente embarazada, sino que en las geniales interpretaciones y en la historia paralela que se va gestando. En el primer caso, Ellen Page hace un trabajo soberbio al interpretar a una pendex de 16 años (tenía 20 cuando rodó la película), es absolutamente convincente y entretenida de ver. Es como esas minas que se ven un poco raras, algo rudas incluso, pero que al conocerlas aflora su rica personalidad, una niña fragil, graciosa y bastante inteligente. A Juno la acompañan su padre interpretado por J.K. Simmons, que sorprende en un rol de padre de familia (y no de gritón malas pulgas como nos tiene acostumbrados) y su madrastra interpretada por Allison Janney, quien nos entrega una visión distinta y más realista de una madre sustituta, ya que no cae en los estereotipos habituales. La joven pareja que recibirá “la cosa” de Juno es interpretada por la mejor Jennifer Garner que he visto hasta ahora, absolutamente convincente, desagradablemente fría a ratos y emocionantemente angustiada por no poder tener un hijo. Garner logra transmitir muchas emociones al espectador y su rol, que en un principio pareció ser casi una parodia que pudo haber echado a perder el excelente trabajo del resto de la película, se transforma junto a Juno en uno de los personajes más emotivos del metraje. Su joven esposo es interpretado por un correcto y siempre agradable de ver Jason Bateman, quien sabe como lograr hacer reir sin caer en ridiculeces. El personaje de Bateman es un adulto joven que aún está en proceso de desarrollo, un tipo que no tiene muy claro pa donde va la micro, pero que sabe que se le viene encima un mundo de responsabilidades para las que tal vez no se encuentre listo. Los otros dos personajes que acompañan la cinta son la gran amiga de Juno interpretada por la exquisita Olivia Thirlby, a quien próximamente podremos ver en The Wackness y New York, I Love You (la secuela de Paris, je t’aime). Thirlby cumple en su rol de mejor amiga y pasa perfectamente también por una pendex ondulais de 16. Michael Cera es el padre de “la cosa” y nuevamente repite personaje, un flaco pavo y nerd. Aunque su personaje es simpático y complementario al de Juno, Cera debería empezar a buscar nuevos roles que diversifiquen su carrera.

Juno es, por donde se le mire, más que una cinta de una niña embarazada, es una historia de la juventud, la juventud adolescente y la juventud adulta… los treintañeros de hoy, son los pendex de hace algunos años y no han aclarado mucho su película con el paso del tiempo. Mientras que los pendex-pendex de hoy en día, se enfrentan a cosas que poco a poco se van volviendo normales en su mundo (es impactante ver como en la sociedad estadounidense, la familia del padre de un bebe no se entera ni de casualidad que el niño de la casa dejó embarazada a una compañera). Juno es una película sobre el amor, las malas decisiones y la madurez, pero por sobre todo, la valentía de decidir enfrentar las cosas de cara, cosa que generaciones previas nunca hicieron. Absolutamente recomendable de ver y volver a ver.

TRAILER: JUNO

FICHA TÉCNICA
Nombre: Juno
Año: 2007
Duración: 98 minutos
Dirigida por: Jason Reitman
Escrita por: Diablo Cody
Protagonizada por: Ellen Page, Jennifer Garner, Jason Bateman, Michael Cera, J.K. Simmons, Allison Janney y Olivia Thirlby
Producida por: Fox Searchlight Pictures, Mandate Pictures, Mr. Mudd

Anuncios