In Bruges es la segunda película del director inglés y ganador del Oscar Martin McDonagh, y el primer drama criminal que me saca carcajadas y varias risas. Resulta que In Bruges (traducido a “Escondidos en Brujas” en España y simplemente a “Escondidos” en Chile) es más que un thriller de humor negro, es un drama puro y simple (a ratos bastante crudo), pero asume el humor que nos presenta como algo cotidiano en nuestra vida y ahí radica el punto de equilibrio necesario para transformarse en una historia creíble y muy entretenida, que nos lleva a conocer el submundo delictivo inglés a través de la brutalidad de sus crímenes y de su cínico y moralista código de honor.

Ray (Colin Farrell) y Ken (Brendan Gleeson) son dos asesinos ingleses que, tras un “trabajo” mal hecho en Londres, deben escapar y esconderse en Brujas, Bélgica, a la espera de las nuevas órdenes de su jefe Harry Waters (Ralph Fiennes). La estadía en la mágica ciudad medieval flamenca profundiza la depresión de Ray, que no deja de pensar en su último trabajo y en las consecuencias del mismo, mientras que Ken consigue relajarse y disfruta del entorno rico en historia y cultura. A medida que los días pasan, la estadía en Brujas se hace insoportable para Ray, quien se mete en problemas luego de involucrarse con Chloë (Clémence Poésy) una bella asistente de un equipo de producción holandés, mientras que Ken recibe con estupor las nuevas órdenes de su jefe. Ambas situaciones llevarán a la pareja de delincuentes a vivir una extraña aventura en una de las ciudades más mágicas de Europa, en la que el surrealismo y el absurdo serán los condimentos adicionales de la historia.

Martin McDonagh es el guionista y director de esta brillante película, que cuenta no sólo con una historia entretenida, sino que además con un excelente reparto, notables actuaciones y muy buenos diálogos, carentes de lo “políticamente correcto”. La cinta nos sumerge en la vida de dos criminales ingleses que debido a un error cometido, deben escapar a Brujas y esperar ahí sus nuevas órdenes. Durante su estadía, McDonagh nos hace ver y comprender las motivaciones de cada uno de ellos, asímismo como se logran complementar dos personajes diametralmente opuestos, Ken (Gleeson) censato, prudente y optimista y Ray (Farrell) bebedor, impaciente y depresivo. Con el paso de los minutos nos vamos enterando del trabajo anterior de los criminales, del endemoniado carácter de su psicópata jefe, interepretado magistralmente por un maduro Fiennes, y del extraño entorno que rodea a ambos personajes, casi sacado de un extraño cuento medieval (enano incluído). Colin Farrell se anota otro golazo con su actuación, la cual se suma a la vista en Cassandra’s Dream (cuya crítica pueden leer AQUÍ), ya que logra conmover en los momentos más dramáticos y divertir en las escenas de humor, añadiéndole grandes dosis de ironía. Brendan Gleeson es un maestro y logra transmitir la cercanía y amistad que siente por el personaje de Farrell de manera muy natural. Ralph Fiennes da miedo ya que su interpretación como el líder psicópata de una banda de criminales es buenísima y su extricto código moral sólo logra profundizar más su imagen de psicópata. Los personajes secundarios aportan muchísimo a la cinta, en especial Jordan Prentice como el graciosisimo y malas pulgas enano inglés y la exquisita Clémence Poésy en el rol de la seductora mina de Ray. Sin lugar a dudas In Bruges es una película excelente, sin puntos flacos y con un final digno de toda gran obra. Vale la pena verla.

TRAILER: IN BRUGES

FICHA TÉCNICA
Nombre: In Bruges (Titulado “En Brujas” en Chile y “Escondidos en Brujas” en España)
Año: 2008
Duración: 107 minutos
Dirigida y escrita por: Martin McDonagh
Protagonizada por: Colin Farrell, Brendan Gleeson, Ralph Fiennes, Jordan Prentice, Clémence Poésy y Eric Godon
Producida por: Blueprint Pictures, Film4, Focus Features, Scion Films