Catalogar a Definitely, Maybe como una comedia romántica no es un error ya que en esos generos se mueve principalmente la historia, sin embargo, existe un prejuicio contra esas películas que hace que se las catalogue inmeditamente como tontas, livianitas y el mayor prejuicio de todos para el público masculino es que “es una película de niñitas”. En el caso de esta película lo que me entusiasmó a verla fue la participación de Ryan Reynolds, uno de los actores más versátiles y entretenidos de ver, Rachel Weisz el antiguo amor de mi vida y Isla Fisher (si “y”, no “e”, porque “Isla” se lee “Aisla”), el nuevo amor de mi vida. La sorpresa me la llevé al descubrir no sólo buenas actuaciones, sino que también una historia conmovedora por su simpleza y cercanía.

Will Hayes (Ryan Reynolds) es un joven publicista algo amargado por las derrotas profesionales y personales, la última de ellas su divorcio. Es su hija Maya (Abigail Breslin) quien se transforma en su psicóloga accidentalmente cuando, debido a una serie de inquietudes, lo obliga a contarle la historia de cómo conoció y se enamoró de su madre. Will decide hacerlo, pero ocultando los nombres reales de las mujeres con las que salió antes de casarse, para que así Maya descubriera por si sola cual de las tres ex novias es en realidad su progenitora. La historia nos transporta a la era anterior a la de Internet y de los teléfonos celulares, es 1992 y Will llega a Nueva York a trabajar en la campaña presidencial de Bill Clinton dejando en su natal Wisconsin a su novia Emily (Elizabeth Banks). En este nuevo mundo, lleno de oportunidades, Will conocerá a dos otras mujeres que lo harán competir consigo mismo, para definir no sólo con quien desea estar, sino que además para definir como quiere alcanzar la felicidad.

Definitely, Maybe nos pone frente a una comedia romántica que nos muestra como son las relaciones amorosas desde el punto de vista del hombre, sin personajes ridiculos, sin situaciones de humor burdo. Lo dije hace poco en la crítica de In Bruges (la cual pueden leer AQUÍ), el humor y la comedia son parte de la vida y en películas que se aprecien de ser realistas y quieran lograr mayor empatía con el espectador, deberán asumirlas como tal y no como un ejercicio de chistes fáciles y situaciones ridiculas. Definitely, Maybe puede sacar varias risas por situaciones en las que nos podemos ver reflejados, chascarros naturales de la vida, sin embargo, tiene un drama inherente al del crecimiento de todo hombre o mujer, la toma de decisiones no siempre sencilla y libre de dolor que va formando la persona en la que nos convertiremos. La historia del director y guionista Adam Brooks nos lleva a descubrir como nuestras decisiones son las que van definiendo nuestro mundo y personalidades y, a pesar de cagarlas, lo más importante es asumirlas y usarlas como aprendizaje para alcanzar la felicidad.

Ryan Reynolds nuevamente nos presenta una excelente interpretación, como padre de una niña de 10 años y como un joven veiteañero recién llegado a Nueva York. Potencia en esta película su estilo de humor sencillo y el gran carisma que transmite en pantalla, lo cual ya habíamos visto en The Nines (cuya crítica pueden leer AQUÍ) y espero próximamente en la ya estrenada en EE.UU. Chaos Theory (más información de dicha película AQUÍ). Elizabeth Banks no es de mis actrices favoritas, pero logra una buena personificación de la primera novia del personaje de Reynolds y aporta con un carisma pueblerino que se desmarca de las otras dos mujeres de su vida. Una de ellas es la inteligente periodista Summer personificada por Rachel Weisz, quien ya nos tiene acostumbrados a excelentes trabajos y representa el lado intelectual y a ratos frío de la ciudad. Por otro lado está Abril interpretada por la preciosa Isla Fisher, quien ya había tenido buenas críticas por su trabajo en la entretenida The Lookout y, creanlo o no, por su rol en Wedding Crashers. Isla es la juventud despreocupada, liberal y amante de la vida, que ve la ciudad como una extensión de si misma. Mención aparte es la actuación notable de Abigail Breslin como la hija del personaje de Reynolds, quien ya había destacado anteriormente por su rol en Little Miss Sunshine. Abigail es brutalmente convincente en los tristes momentos dramáticos y es un excelente ingrediente en los momentos de humor. Aunque con un personaje menor Kevin Kline se roba varios minutos de pantalla, con un personaje absolutamente entrañable.

En definitiva, Definitely, Maybe es una película que no tienen que ver tal vez, sino que deben verla sí o sí, ya que tanto Adam Brooks como el reparto nos entregan un peliculón que llegó recién el jueves pasado a las salas de cine de Chile. No se arrepentirán.

TRAILER: DEFINITELY, MAYBE

FICHA TÉCNICA
Nombre: Definitely, Maybe (Titulada “Definitivamente, Tal Vez” en Chile y “Definitivamente, Quizás” en España)
Año: 2008
Duración: 112 minutos
Dirigida y escrita por: Adam Brooks
Protagonizada por: Ryan Reynolds, Abigail Breslin, Elizabeth Banks, Isla Fisher, Rachel Weisz, Derek Luke, Liane Balaban, Annie Parisse, Kevin Kline y Kevin Corrigan
Producida por: Universal Pictures, Studio Canal, Ringerike Erste Filmproduktion y Working Title Films