La historia se repite. Una interesante premisa que poco a poco se va desdibujando hasta transformarse en una cosa muy distinta a lo que quiso ser originalmente. Lo que llama la atención es que le ocurrió a Jumper, también protagonizada por Hayden Christensen, lo cual podría ser considerada simplemente una coincidencia… tal vez lo sea. Lo que no es coincidencia es que en ambas películas Christensen ofrece una interpretación espantosa, demostrando claramente que ha sido suertudo a la hora de recibir y aceptar proyectos que lo ponen en el rol protagónico. Haciendo un paralelismo, Mark Hamill merecería al menos una segunda, tercera o cuarta oportunidad, ya que aunque también es un actor del montón, es sin duda mejor interpretador que Christensen. Sigue leyendo