En el día más emocionante para Chile en los juegos olímpicos de Beijing 2008, tras la épica actuación de Fernando González, qué mejor que ver una película que cuenta la historia de un deportista que busca lograr un cupo en el equipo olímpico y de paso logra descubrir un camino hacia la sabiduría que, no sólo lo ayudará como profesional, sino que además le permitirá convertirse en mejor persona. Victor Salva dirige una película con una historia conmovedora, no porque su personaje principal sea adorable (es todo lo contrario), sino porque sirve como llamado de atención a todos quienes se exigen demasiado sin disfrutar el presente y a todos aquellos que pasan por la vida creyendo que son el centro del universo. El mensaje es uno y claro, alcanzar nuestros objetivos no siempre nos hará felices, sino que el camino que emprendemos en busca de esa felicidad, en el cual no sólo podemos mejorar como personas, además podemos descubrir cosas nuevas en nuestro mundo y en nosotros mismos.

Dan Millman (Scott Mechlowicz) es una joven promesa de la gimnasia estadounidense para lograr el oro olímpico. Conocedor de todos los aspectos del éxito, Dan lo tiene todo, excelentes notas, el respeto y la envidia de sus compañeros, popularidad, trofeos, una rápida moto, minas rápidas y una habilidad impresionante para lograr increíbles proezas deportivas. Sin embargo, luego de una serie de extraños  y atemorizantes sueños, Millman se encuentra con un misterioso hombre (Nick Nolte) en una gasolinera, quien poco a poco comienza a sorprender al joven gimnasta con su clara forma de ver la vida y su rara forma de ponerlas en práctica. El mundo de Dan da vueltas, quedando en la más profunda de las oscuridades, sin embargo, de la mano del extraño personaje, a quién llama Sócrates, tendrá que prepararse a consciencia para enfrentar los desafíos de su vida y asumir que la visión de grandeza que tiene sobre la suya no es más que una ilusión. Dan tendrá que aprender a controlar la energía oculta que tenemos todos los seres humanos y sólo así podrá emprender el largo camino para buscar cumplir con sus objetivos… el camino del guerrero.

Basada en la novela, semi autobiográfica, del verdadero Dan Millman y con el guión de Kevin Bernhardt, Peaceful Warrior nos llevará a un viaje en busca de la fuerza interior que puede llevarnos a lograr hacer grandes cosas, descubriendo así nuestra energía oculta. La historia es una ficción, a ratos algo incomprensible, con aspectos que no se resuelven ni siquiera en el final del metraje, sin embargo, su fuerza radica en el mensaje que entrega. En este sentido los diálogos del personaje de Nolte son buenos y su actuación ratifica la profundidad del mensaje que se quiere entregar. Para muchos, esta no es más que un libro de auto ayuda llevado al cine, para otros puede ser un mensaje que les puede hacer falta escuchar. Recomendada para quienes buscan una historia distinta, sobre superación, en un momento del año en que se vive la gran fiesta del deporte, pero hay que decir que hace falta entregarle concesiones en varios momentos a una historia que peligrosamente se muestra como un drama 100% real, cuando en realidad tiene más de ficción. Predecible, deja espacios por resolver y sin embargo, su mensaje prevalece. Vale la pena darle una oportunidad.

TRAILER: PEACEFUL WARRIOR

FICHA TÉCNICA:
Nombre: Peaceful Warrior
Año: 2006
Duración: 120 minutos
Dirigida por: Victor Salva
Escrita por: Kevin Bernhardt
Basada en la novela de: Dan Millman
Protagonizada por: Scott Mechlowicz, Nick Nolte, Amy Smart, Tim DeKay, Ashton Holmes y Paul Wesley
Producida por: DEJ Productions, Inferno Distribution, MHF Zweite Academy Film, Sobini Films