Yo soy de ese grupo de personas que esperó que Iron Man apareciera en DVD para verla. Fueron largos meses de espera, debido a la gran cantidad de publicidad entorno a la película dirigida por Jon Favreau y luego debido a los muchos comentarios favorables que tuvo, catalogándola como la mejor película de superhéroes de la historia, puesto que ostentó hasta el estreno de The Dark Knight. Los 8,1 puntos que los 97 mil votos le dan en el ranking de la IMDb reforzaba todo lo anterior y no hacía más que aumentar mis expectativas en cuanto a la cinta protagonizada por Robert Downey Jr. Iron Man nos entrega 120 minutos de entretención, de fabulosos efectos especiales y personajes insertos en una historia que se sustenta sólo por las tomas de acción y uno que otro chiste facilito. Es buena, sin duda, pero eso se debe principalmente a los efectos ya que en cuanto a guión la cinta cojea y bastante, casi tanto como para decirles que de no ser por la maravilla visual que se nos presenta Iron Man estaría más cerca de las 3 estrellas que de las 4 que efectivamente le puse.

Tony Stark (Robert Downey Jr.) es heredero del imperio industrial y tecnológico creado por su fallecido padre. Desde su torre de cristal gobierna el mundo de las finanzas y se llena los bolsillos con los contratos militares que Stark Industries firma con las Fuerzas Armadas Estadounidenses, para proveerles la más sofisticada tecnología bélica. Después de una demostración de su sistema de misil “Jericho” (que coincidencia, mi próxima crítica será de una serie que lleva ese nombre) en un desolado lugar de Afganistán, el convoy que transporta a Stark a una base del Ejército es atacado y el acaudalado “Mercader de la Muerte”, como lo llama una periodista, es capturado por insurgentes (¿insurgentes o defensores de su país? Hollywood suele manipular un poquito las cosas, ¿no?). Stark es herido de gravedad, sin embargo, un cientifico local lo salva insertándole un tubo metálico en en pecho y dentro de ese tubo,  unos cables que lo contectan con una batería de auto… ¡Qué loco! Cuando se recupera, los insurgentes, que son super malos, le piden que a cambio de su libertad les construya su propio sistema de misil “Jericho”, para atacar a sus enemigos. Aprovechándo esta oportunidad, Tony Stark aplica toda su inteligencia en crear una armadura moderna, que incluye lanzallamas, metralleta, hierro blindado y una cosita brillante que insertó en el tubito del pecho y que le da energía. ¡Loquísimo! Escenas de acción por aquí y por allá, bang bang y Stark es libre para volver a su hogar, con espíritu renovado y una consciencia humanitaria que lo llevará a transformar su complejo militar en una industria que efectivamente ayude a la humanidad. El tema es, ¿su directiva se lo permitirá, en especial su mano derecha Obadiah Stane (Jeff Bridges)?

Tony Stark debe ser uno de los personajes más odiosos que he visto en una película últimamente. Para muchos pasará por canchero, buena onda, un galán, pero la verdad es que el tipo es un pelmazo, un idiota presumido que vive en una burbuja y cree que el mundo y quienes viven en él existen para su entretención personal, en especial las jóvenes y bellas mujeres que lo rodean (no lo culpo por eso). La elección de Robert Downey Jr. para el rol de este acaudalado empresario fue la más adecuada, quien mejor sino un actor presumido para interpretar a un millonario egocéntrico. Y lo hace muy bien, aunque en realidad los últimos roles de Downey Jr. han sido de personajes que tienen características similares, lo hemos visto en Zodiac, A Scanner Darkly o en Kiss Kiss Bang Bang y seguramente veremos a un odiosísimo detective británico en la próxima a filmarse Sherlock Holmes. El gran problema de este personaje y de los otros que tienen roles protagónicos, como el Coronel James Rhodes (Terrence Howard), el empresario Obadiah Stane (Jeff Bridges) y la sexy y trabajólica secretaria de Stark, Pepper Potts (Gwyneth Paltrow), es su superficialidad. Ningun personaje de Iron Man tiene una historia interesante, o en realidad una historia simplemente, ya que aparecen de la nada, actúan y listo. De todas formas y aunque esta situación es un punto en contra bastante grande, el director Jon Favreau tiene la suerte de contar con tan buenos actores que se apoderan de sus personajes. Howard y Paltrow, entregan buenas actuaciones, destacan por su relación amor/odio/amor por Stark y su dependencia de él, mientras que Bridges es un buen antagonísta, que asume su maldad y no tiene problemas para mostrarla sin caretas.

Al igual que la falta de profundidad de los personajes, existe poca profundidad en cuanto a guión, el espectador tendrá que hacer concesiones y entregarse a algunas situaciones que no son del todo coherentes, como la facilidad con la que los helicopteros de rescate descubren a un hombre que vaga por el abrazador desierto afgano o la habilidad de Stark para crear la fuente de energía más poderosa del planeta, a base de desechos, en una cueva. Sin embargo, la gran fuerza de la cinta radica en sus impresionantes efectos especiales. Yo soy de esos que piensan que los efectos son un acompañamiento necesario y que ellos no deberían ser considerados como un personaje aparte, o como la única razón para ver una película, sin embargo, en este caso la utilización de la gráfica no sólo le da un respiro a una historia que cojea, sino que además es un excelente acompañamiento en las escenas de acción y de entrenamiento. Aunque no los efectos especiales no son un personaje en sí, Favreau logra presentarlos de una forma muy atractiva y sorprendente. Me imagino lo genial que debe haber sido ver esta película en pantalla grande.

A pesar de los fallos, de la historia semi convincente, de los personajes casi planos, Jon Favreau y los guionistas Mark Fergus, Hawk Ostby, Art Marcum y Matt Holloway, nos entregan una película entretenida que sufre ahora el efecto Post The Dark Knight, cuya larga sombra la opacará como la mejor película de superhéroes de la historia. El problema fundamental de las cintas de la Marvel, es que les cuesta tomarse en serio. Será que Stan Lee, presente en todas y cada una de ellas, le encanta mantener el tono humorístico en sus historias o será que en su concepción sus héroes no son tipos con mucha profundidad. Sea como sea, este tipo de cintas están lejos de generar lo producido por Batman Begins o The Dark Knight y a menos que se tomen de verdad en serio, seguirán estando unos cuantos escalones más abajos. De todas formas, Iron Man funciona bien para entretenerse un par de horas y luego a guardarla por tiempo indefinido en el rack de DVDs.

DESCARGA IRON MAN HACIENDO CLICK AQUÍ
(El formato es un .torrent, por lo que debes tener algun programa
como Bit Torrent para descargar)

TRAILER: IRON MAN

FICHA TÉCNICA
Nombre: Iron Man
Año: 2008
Duración: 126 minutos
Dirigida por: Jon Favreau
Escrita por: Mark Fergus, Hawk Ostby, Art Marcum y Matt Holloway
Basada en los personajes de: Stan Lee, Don Heck, Larry Lieber y Jack Kirby
Protagonizada por: Robert Downey Jr., Terrence Howard, Jeff Bridges, Gwyneth Paltrow, Shaun Toub, Leslie Bibb, Faran Tahir, Sayed Badreya y Clark Gregg
Producida por: Dark Blades Films, Fairview Entertainment, Marvel Enterprises, Marvel Studios y Road Rebel

Anuncios