Deception es un buen título para un thriller decepcionante, aunque con potencial. Marcel Langenegger dirige una historia escrita por Mark Bomback y nos transporta a los oscuros callejones de las almas humanas que tienen todo y a su vez no tienen nada. Aquellos que tienen sus billeteras llenas y el control de la economía en sus manos, son los más envidiados por quienes no tienen ni lo primero ni lo segundo, sin embargo, esos exitosos hombres y mujeres de negocios tienen vidas vacuas y para poder disfrutar de una noche de intimidad recurren a una lista de sexo, que ubica en lujosos hoteles a personas de su mismo círculo social para encuentros rápidos, sin nombres, sin preguntas, sin ataduras. A este mundo pertenece el, aparentemente exitoso, Wyatt Bose (Hugh Jackman) y su nuevo amigo Jonathan McQuarry (Ewan McGregor) hará todo lo posible por ingresar y permanecer en él.

Jonathan McQuarry (Ewan McGregor) es un aburrido contador que va de empresa en empresa realizando auditorías externas, sin embargo, una noche se topa con un extraño, pero simpático abogado en una de las firmas en la que se encuentra trabajando. Luego de compartir un pito de marihuana en la sala de conferencias, Jonathan y Wyatt Bose (Hugh Jackman) se hacen buenos amigos, lo que significa para el primero ingresar a un mundo nuevo, de sofisticación, lujosos clubes y mujeres hermosas. Un día, tras un almuerzo en medio de Central Park, ambos se despiden confundiendo sus teléfonos celulares, razón por la cual Jonathan comienza a recibir extrañas llamadas de mujeres que sólo preguntan si está disponible para la noche. Motivado por la curiosidad accede a uno de esos encuentros en un importante hotel de la ciudad, descubriendo que la mujer que lo espera es una rubia bellísima (Natasha Henstridge), con la que finalmente tiene un apasionado encuentro sexual. La fórmula se repite un par de veces, convirtiendo a Jonathan en un aficionado de la “Sex List” telefónica, hasta que se topa con una linda mujer, de la cual sólo conoce la inicial de su nombre, S (Michelle Williams). En medio de una peligrosa mezcla de misterio, pasión y algo de amor, Jonathan se dejará atrapar por esta mujer, sin embargo, sus secretos y el enigma de su amigo Wyatt lo llevarán a  un callejón sin salida y a descubrir la decepcionante verdad.

El ambiente creado por el director Marcel Langenegger es estupendo. El halo de misterio con el que cubre la noche en Nueva York nos transporta a una ciudad que prácticamente parece otra. El juego sexual en el que participan los acaudalados personajes, nos sumerge aún más en ese extraño mundo en el que las apariencias lo son todo y las verdades no necesitan salir a la luz. Sin embargo, la historia carece de fuerza, los diálogos, con un par de excepciones, son absolutamente olvidables y, aunque es entretenida y sirve para pasar el rato, Deception no nos deja mucho más que un thriller a medio camino. Las actuaciones de Hugh Jackman e Ewan McGregor (sí, puse ‘e’ por ‘Ewan’ se lee ‘Iwan’) son correctas, en especial la del primero. Por su parte, Michelle Williams entrega una interpretación poco creíble… una mina buena, pero mala, pero buena. Su indefinición moral la hace ser un personaje difícil de convencer.

De todas formas, y para pasar el rato, Deception sirve, aunque seguramente a más de uno se le olvidará de que va a los pocos días.

TRAILER: DECEPTION

FICHA TÉCNICA
Nombre: Deception
Año: 2008
Duración: 90 minutos
Dirigida por: Marcel Langenegger
Escrita por: Mark Bomback
Protagonizada por: Ewan McGregor, Hugh Jackman, Michelle Williams, Lisa Gay Hamilton, Maggie Q, Natasha Henstridge y Charlotte Rampling
Producida por: Seed Productions, Rifkin-Eberts y Media Rights Capital