Se ha apagado una de las más brillantes estrellas del mundo del cine, Paul Newman falleció ayer luego de perder una dura batalla contra el cáncer pulmonar. Hace algunas semanas se había informado del decaimiento en la salud del actor, razón por la cual había suspendido definitivamente el tratamiento de la enfermedad y se había retirado a su hogar, esperando lo inevitable junto a los suyos, sin embargo, la noticia no deja de golpear al considerar la trascendencia en el cine de este gran actor. Elegante, viril, simpático, peligroso, son algunos de los calificativos por los que fue conocido durante sus 54 años de carrera, en los cuales inmortalizo roles emblemáticos como el de Butch Cassidy en Butch Cassidy and the Sundance Kid, donde compartió el protagónico con otro grande del cine, Robert Redford. En su filmografía también podemos encontrar The Hustler, Hombre, Cool Hand Luke, The Sting, The Towering Inferno, Fort Apache the Bronx, Absence of Malice, The Verdict y The Color of Money compartiendo pantalla con un joven Tom Cruise. Los años 90’s marcaron su retiro paulatino de la pantalla grande al participar en pocos proyectos, sin embargo, en 2002 tuvo una genial reaparición como el malo de la película en Road to Perdition, en la cual participó junto a Tom Hanks, Daniel Craig y Jude Law, siendo este su último trabajo como actor en la pantalla grande. Su última aparición en el cine fue al prestar su voz para la cinta de animación Cars, en la que interpretó a un auto elegante y clásico, pero pasado de moda. Lo que es cierto es que Paul Newman jamás pasará de moda, debido a su excelente trabajo en el cine que lo ha llevado al sitial en el que estuvo ubicado por tantas décadas, siendo un ejemplo para varias generaciones de jóvenes actores. Sin duda, será extrañado.

Q.E.P.D.