Jovencitos, jovencitas, no sé que opinan ustedes, pero a mi Joligud ya me tiene chato. No basta con el irrespetuoso y mal hecho remake Planet of the Apes (2001) de Tim Burton, sino que ahora la gente de la Fox (estudio infame) está evaluando hacer un remake o un restart de toda la historia de El Planeta de los Simios. La gente de CHUD comenta que tras el mal sabor de boca dejado por la cinta de Burton, la Fox no pudo hacer nuevas películas de la franquicia, hasta ahora. Los cabros avispados de la Fox se les ocurrió la genial idea de hacer un remake de Conquest of the Planet of the Apes, la cual en cronología es la cuarta cinta de la franquicia original, pero que en realidad es una precuela de la Planet of the Apes original (con Charlton Heston y Roddy McDowall) y de sus respectivas secuelas. La película cuenta la historia de César, el primer mono que se rebeló contra la autoridad humana, iniciando así el fin de la hegemonía del Homo Sapiens en el planeta y el inicio del control de los macacos. Sin embargo, la historia será algo distinta de la peculiar y perturbadora versión original. Para saber más detalles sigue leyendo a continuación.

Quienes vieron Conquest of the Planet of the Apes (yo la vi en una de esas maravillosas tardes de “Cine en su Casa” de Canal 13) recordarán que la aparición de César respondía a una paradoja temporal que se había producido en la película anterior, Escape from the Planet of the Apes. Resulta que los monicacos inteligentes del futuro Cornelius (Roddy McDowall) y Zira (Kim Hunter) viajan en la nave espacial que había llevado originalmente a George Taylor (Charlton Heston) al planeta (si mal no recuerdo). Al viajar en la nave dan una vuelta loca en la línea temporal y terminan en el planeta Tierra en el tiempo presente (osea, en 1971… presente igual). En ese mundo, vuelven loco a la humanidad al darse cuenta que estaban frente a monicacos inteligentes y parlanchines. En fin, de ellos nace otro monicaco parlanchín que luego en Conquest of the Planet of the Apes deja la cagada y es el comienzo del fin de la raza humana como especie dominante en el planeta, en el futurista año de 1991. Como ven, toda una paradoja digna de la pregunta “¿Qué vino primero, el huevo o la gallina?”.

El remake que prepara Joligud modificaría esta interesante paradoja y transformaría la aparición de César en el producto de un experimento científico. El científico que lo creó, al notar su inteligencia a nivel humana, decide llevarlo a su hogar y criarlo como un hijo, debido a que su esposa no puede engendrar. Todo normal por varios años, hasta que el monigote ve como su mamá es atacada y se lanza en contra de él o los atacantes, matando a uno de ellos. Debido a eso, César es encerrado en una jaula junto a otros muchos monos que son maltratados. Una escena que sería similar a la de Charlton Heston, cuando es encerrado por los monos con humanos idiotizados que no hablan. En ese punto el simio inteligente se daría cuenta de su triste realidad, aunque comparte inteligencia con los seres humanos, jamás podrá sentirse libre en el planeta. Hasta ahí bien, ¿no? Luego la cinta tomaría un giro que puede ser genial o ridículo dependiendo de como se lo trate y mostraría el intento de César de reunir las fuerzas de los monochitas alrededor del mundo para rebelarse contra nosotros. Probablemente titulada como Genesis: Apes, esta cinta no estaría ambientada en un futurista mundo fascistoide sino que en la actualidad actual de ahora.

La verdad es que no le veo sentido a este remake, ni siquiera le veo sentido a recuperar esta historia que con las películas originales basta y sobra, pero que le vamos a hacer… es de esperar que la Fox no haga otro desastre como con Planet of the Apes (2001) y la adaptación del manga infantil Dragonball.