Buena

En el vertiginoso y alienante mundo en que vivimos, donde las apariencias lo son todo y los engaños funcionan como las perfectas caretas, para ocultar las actitudes más primitivas de las personas, un grupo de individuos de la comunidad de inteligencia de Estados Unidos colisionará de frente con otro grupo de personas comunes y corrientes. En medio del caos los involucrados estarán tan cegados por sus problemas que no se darán cuenta que comparten entre si muchas características comunes, en particular los defectos. Los hermanos Ethan y Joel Coen nos traen una comedia que se sumerge en el mundo de los mandos medios de la CIA y la pintan a ratos con colores de drama que le da los toques de ironía perfectos a una cinta que es mucho más de lo que parece, pero menos que lo que pudo haber sido.

Osbourne Cox (John Malkovich) es un analista nivel medio de la CIA, que debido a problemas con la bebida es alejado de su cargo, razón por la cual decide comenzar a escribir sus memorias. Su esposa Katie (Tilda Swinton) al principio se muestra shockeada por la noticia, pero luego se da cuenta que esta es la excusa perfecta que buscaba para divorciarse de Cox, aprovechando que además mantiene una relación extramatrimonial con el también casado agente del Tesoro Harry Pfarrer (George Clooney), un vividor amante del sexo con distintas mujeres, pero que en el fondo sigue amando a su esposa, la escritora Sandy Pfarrer (Elizabeth Marvel). Al iniciar el proceso de divorcio, un disco con la información financiera de Osbourne Cox se pierde en el gimnasio Hardbodies, siendo encontrado por el despreocupado Chad Feldheimer (Brad Pitt) quien decide chantajear a Cox, junto a su amiga Linda Litzke (Frances McDormand), la cual a su vez necesita el dinero para poder someterse a una serie de cirugías plástica para mejorar su apariencia. Amante de los encuentros con personas que conoce en sitios web de citas, Linda no verá las intenciones románticas que tiene su jefe Ted Treffon (Richard Jenkins) y conocerá a Harry. El caos se desatará de un momento a otro y, como piezas de dominó que caen una tras la otra, alcanzará a cada uno ellos.

La ironía y la parodia predominan en Burn After Reading, la cual no se aburre de mostrar las pequeñeces humanas independientes del lugar de trabajo o sus responsabilidades. Vanidad, sexo, amor, todos comparten esas mismas motivaciones y, sin pensar en los demás, toman decisiones poco acertadas que los van empujando cada vez más al fondo. Los Coen armaron un guión interesante, con varios diálogos destacables y personajes absolutamente memorables por la exageración con la que se los presenta. Crítica hasta decir basta la película se burla de la paranoia colectiva que se vive en EE.UU. y la ambigüedad moral de instituciones como la CIA, presentada como una institución ridícula y anticuada. Por otro lado, el reparto es absolutamente estelar y le da un toque adicional a una cinta que nos da una sobredosis de buenas actuaciones y de personajes que débiles mentales.

Burn After Reading es una entretenida película, un reflejo burdo de las fallas de una sociedad regida por adultos inmaduros e irresponsables. Vale la pena verla.

TRAILER: BURN AFTER READING

FICHA TÉCNICA
Nombre: Burn After Reading
Año: 2008
Duración: 96 minutos
Escrita y Dirigida por: Ethan Coen y Joel Coen
Protagonizada por: George Clooney, Frances McDormand, John Malkovich, Tilda Swinton, Brad Pitt, Richard Jenkins, Elizabeth Marvel, David Rasche, J.K. Simmons y Olek Krupa
Producida por: Mike Zoss Productions, Relativity Media, Studio Canal y Working Title Films