Mala

Max Payne se estrenó en el cine hace un par de meses y hace pocos días en DVD. Como fan del videojuego original de 2001 tenía muchas ganas de ver esta película, pero el resultado final es de lo peor. Gran parte de la culpa la tiene el tono dado por el director John Moore, el cual aunque es oscuro no es lo suficientemente sórdido y, por otro lados, los diálogos son paupérrimos. No es que Max Payne se caracterice por ser un personaje de rica labia, pero al menos si la historia es floja, démosle algo interesante que decir de vez en cuando. Los personajes anexos, creados para darle una innecesaria base a un cuento que no respeta completamente la historia original, son absolutamente olvidables y poco creíbles. Sin duda Max Payne es de los grandes desastres del cine de 2008 y una clara muestra que Hollywood es una máquina de hacer películas, pero que pocas veces le importa la calidad con la que se hacen.

El detective Max Payne (Mark Wahlberg) es un tipo solitario, un uraño dentro de la fuerza de policia de Nueva York, autoasignado a la división “Cold Case”, casos sin solución. Considerado como el lugar al que vas a parar luego de meter las patas, para Payne ese departamento no es más que la última oportunidad que tiene para encontrar al asesino de su mujer y su hijo, ocurrido hace algunos años. En medio de una investigación, el detective descubrirá que una nueva droga será la culpable de la muerte de muchas personas en los gélidos callejones de la ciudad. Mientras eso ocurre, su antiguo amigo el detective Alex Balder (Donal Logue) verá que hay una relación entre las víctimas y los asesinos de la esposa de Payne, sin embargo, puede que llegue demasiado tarde con la información. Lanzado en una carnicería que lo llevará desde las calles marginales de Nueva York hasta su centro financiero, Max Payne intentará hacer justicia con sus propias manos.

Este desastre llamado Max Payne no es más que una excusa para mostrar una barata película de policias y ladrones clase B. No hay mucho que decir de ella. La historia nos muestra a un Max Payne (Mark Wahlberg) menos oscuro que en la historia del videojuego y un entorno también menos oscuro. Los personajes adicionales, algunos de ellos inventados para la película, como el detective Jim Bravura (Ludacris), Mona Sax (Mila Kunis), B.B. Hensley (Beau Bridges) o Jack Lupino (Amaury Nolasco) no aportan en nada y su aparición no es más que para forzar algunas acciones de Payne que de lo contrario no habría tomado. Olvidable también sería la aparición de una tal Natasha Sax, si no fuera porque es interpretada por la sexy chica Bond Olga Kurylenko. Existen grave fallos en la narración que no sólo hacen que el espectador pierda el hilo conductor, sino que de plano se aburra y, por otro lado, el exceso de apariciones de “las valquirias” le restan protagonismo a la historia central de venganza de Payne y su cruzada contra el bajo mundo. El hecho de que tampoco se haya mostrado el asesinato de la familia de Payne no ayuda a la presentación del personaje, ya que no permite que se pueda entender explícitamente el por qué de sus motivaciones. Vi la versión unrated con el corte del director, sin embargo, la única diferencia con la versión vista en los cines es que añadieron sangre en la post producción y uno que otro “fuck you, motherfucker!”

Si querían llevar el videojuego de verdad al cine, debían haber respetado a los fans dándole el tono adecuado y un marco coherente. Sin embargo, lo que hicieron fue apropiarse de una marca para presentarnos una aburridísima película de acción que no será más que recordada por ser soporífera. Ah… y el cameo de Nelly Furtado, olvidable.

TRAILER: MAX PAYNE

FICHA TÉCNICA
Nombre: Max Payne
Año: 2008
Duración: 100 minutos
Dirigida por: John Moore
Escrita por: Beau Thorne
Protagonizada por: Mark Wahlberg, Mila Kunis, Beau Bridges, Ludacris, Chris O’Donnell, Donal Logue, Amaury Nolasco, Kate Burton y Olga Kurylenko
Producida por: Abandon Entertainment, Collision Entertainment, Depth Entertainment, Dune Entertainment, Firm Films y Foxtor Productions