Regular

La corrupción en las fuerzas policiales del mundo es algo difícil de evitar, debido a nuestra naturaleza como seres humanos. Sin embargo, cuando la corrupción se infiltra dentro de la división encargada de combatir el narcotráfico, el problema adquiere otro cariz ya que afecta directamente a la ciudadanía. Es lo que ocurre en la Nueva York de Pride and Glory, del director Gavin O’Connor. En el frío entorno que nos presenta esa ciudad, la corrupción policiaca no sólo afectará al cuerpo de policía, sino que además dividirá una familia y los obligará a elegir entre el deber y la sangre. Una historia con harto potencial, pero que fracasa al irse desdibujando con el paso de los minutos.

El brutal asesinato de policias de la unidad anti narcóticos, liderada por Jimmy Eagan (Colin Farrell) y su cuñado, el inspector Francis Tierney Jr. (Noah Emmerich) traerá de vuelta a la fuerza policial al hermano de este último, Ray (Edward Norton) quien iniciará la investigación del caso y del por qué se produjo la matanza. En medio de la investigación llegará a descubrir que hay corrupción al interior de la división de policía, lo cual lo pondrá en contra de su hermano Francis y su padre, el también policía, Francis Tierney Senior (Jon Voight). Ray más temprano que tarde se dará cuenta que tendrá que decidir si ser leal a su juramento como policía o a su familia.

La ambientación de la película es buena e interesante en un principio, al mostrarnos la vida de los policías cuando se sacan el uniforme. Desde el principio queda claro que se trata de una película que intenta mostrar la relación familiar y que el drama, más que de corrupción trata de presentarse como un dilema moral familiar. El problema es que el film de a poco se va desdibujando y cae en espacios comunes, siendo su principal defecto el no saber aprovechar en todo su potencial a los grandes actores que en el participan, lo cual queda más latente en el enfrentamiento entre dos de sus personajes en un bar, el cual carece de toda fuerza y transforma el que debería ser el climax en nada más que una innecesaria y aburrida escena. La historia de verdad se presenta como interesante en un principio, sin embargo, a medio metraje comienza a caer en fallos constantes que se deben nada más que a la mano del director Gavin O’Connor que no supo lograr mantener la tensión, la historia y, en especial, la entretención. Pride and Glory aunque es un ejercicio fallido, es interesante y puede que entretenga a más de alguno, pero quienes de verdad se preocupen por el peso de la historia, mejor que se la salten.

TRAILER: PRIDE AND GLORY

FICHA TÉCNICA
Nombre: Pride and Glory
Año: 2008
Duración: 130 minutos
Dirigida por: Gavin O’Connor
Escrita por: Gavin O’Connor y Joe Carnahan
Protagonizada por: Colin Farrell, Edward Norton, Jon Voight, Noah Emmerich, Jennifer Ehle, John Ortiz, Lake Bell y Ramon Rodriguez
Producida por: Avery Pix, New Line Cinema, O’Connor Brothers y Solaris