Todas las muertes son lamentables, sin embargo, el caso de Farrah Fawcett es particularmente conmovedor debido al terrible avance de su enfermedad, que por un momento pareció controlada, y por tratarse de un ícono de la belleza de los años 70’s y principios de los 80’s. Recuerdo, siendo un niño, haber esperado los sábados en la tarde ver su aparición en “Charlie’s Angels”, serie de televisión que la lanzó a la fama pese a haber participado sólo en 29 de los 113 episodios. Fawcett inició su carrera en 1969, en la cinta italo-francesa Un homme qui me plaît, para luego saltar a la televisión estadounidense con pequeños roles de reparto. Entre 1974 y 1976 participó en “The Six Million Dollar Man” junto con su entonces esposo Lee Majors, mientras que entre 1975 y 1976 apareció en ocho episodios de la serie policial “Harry O”, protagonizada por David Janssen, conocido por dar vida al Doctor Richard Kimbel en “The Fugitive”. Dichas apariciones y su mítica foto en traje de baño rojo, de la que se vendieron ocho millones de copias, pavimentaron su llegada a la serie policial “Charlie’s Angels”, siendo un personaje regular en la pantalla chica entre 1976 y 1980. El resto de las década de los 80’s vio a Fawcett volver a roles secundarios en series de televisión, mientras que en los 90’s protagonizó varias películas clase B. En 2001 apareció en cuatro episodios de “Spin City”, mientras que al año siguiente tuvo otra breve participación en la serie “The Guardian”. Su última aparición en la pantalla grande fue en 2004 en la película The Cookout. Fawcett ganó notoriedad últimamente por el documental en el que quería plasmar su lucha contra el cáncer al colon, la cual finalmente perdió hoy a las 09.28 hrs. de California (12.28 hrs. de Chile Continental) en el Hospital de Santa Mónica, mientras era acompañada por su pareja, el también actor Ryan O’Neal, luego de recibir la extremaunción. Será extrañada.

Q.E.P.D.

Anuncios