2012 se acerca y con ella todo el desastre que los efectos especiales le permitan a Roland Emmerich mostrar. La verdad es que el trailer que ya vimos me causó más desazón que emoción, por el exceso casi ridículo de destrucción. Y como el producto final determina la calidad de su publicidad asociada, el primer afiche que “nos advierte” del desastre que se aproxima es de una calidad estética cuestionable, por decir algo suave. En fin, será el primero de muchos que nos muestren como se destruye el planeta. Seguramente el próximo será esa mega erupción volcánica con rocas tipo asteroides estrellándose contra el suelo. El afiche después del salto.

AFICHE: 2012