Mala

No entiendo y me molesta que en Chile los niños (y no tan niños) se entusiasmen con celebrar Halloween (Jalogüin de ahora en adelante). Podríamos decir que soy un grinch anti-jalogüin. Sin embargo, a pesar de lo anterior es imposible abstraerse del bombardeo constante de los medios de comunicación y el comercio que te obligan a al menos recordar que se trata de una fecha importante en el país del norte. En fin, aprovechando que estamos en el día más aterrador del año, qué mejor que ver una película horrorosa como Drag Me to Hell.

Christine Brown (Alison Lohman) es una ejecutiva de prestamos de una pequeña sucursal bancaria que se encuentra postulando al puesto de Asistente Gerencial, razón por la cual tendrá que cuidar sus decisiones para asegurar el puesto, por el que también compite su desagradable compañero de trabajo Stu (Reggie Lee). En esto está cuando una, aparentemente, desvalida viejecita (Lorna Raver) llega a su escritorio a pedirle una tercera prórroga en la hipoteca de su hogar. Aunque Christine siente lástima por ella, sabe que si demuestra piedad en su decisión su jefe, el señor Jacks (David Paymer), no le dará el ascenso por lo que decide informarle a la señora Ganush que no se le entregará una nueva prórroga. A pesar de una súplica de rodillas, la decisión de Christine no cambia lo que desata la ira de Ganush (suena como si se tratará de algún monstruo mitológico) quien lanza una maldición sobre la joven blonda. Desesperada, luego de recibir un brutal y asqueroso ataque por parte de Ganush, Christine recurrirá a la ayuda de un místico buena onda llamado Rham Jas (Dileep Rao), a pesar de la incredulidad de su insípido novio Clay (Justin Long, que siempre hace roles insípidos), para evitar que la maldición se cumpla y sea arrastrada al infierno. Sin embargo, contará con muy pocos días para evitar que el desastre se produzca y sea condenada al sufrimiento eterno.

Dirigida y escrita por Sam Raimi y su hermano Ivan, Drag Me to Hell parte como una película con mucho potencial y asustando desde el comienzo. Se presenta en los primeros minutos como una película que busca revitalizar y rejuvenecer un género que hace mucho tiempo que no brilla (con la excepción notable de las hispanas [REC] y El Orfanato), sin embargo, comienza a flaquear de a poco no por que no sea una historia entretenida, sino que debido a la inclusión de efectos especiales y de sonidos de una tan dudosa calidad que hacen aparecer sonrisas e incluso un par de carcajadas. La cinta intenta mostrarnos escenas realmente asquerosas, pero en vez de eso nos quedamos con algunas escenas que son brutalmente ridículas. Vi la versión Unrated Director’s Cut, es decir la sin censura que no se vió en el cine. La única diferencia es una de esas escenas ridículas que en la exageración logran sacar risas en vez de impactar, principalmente sumado a diálogos dignos de sitcoms gringas. Por otro lado, siempre he dicho que los efectos especiales son importantes, pero como acompañamiento de la historia. En el caso de películas de terror o de ciencia ficción, bien pueden ser necesarios, sin embargo, si no se cuenta con el presupuesto suficiente como para hacer efectos que sean realistas, mejor sería evitar aquellos que son burdos. Si a lo anterior le sumamos que Raimi decidió usar sonidos dignos de dibujos animados, para algunas escenas, el resultado termina siendo graciosisimo. Lo cual hace que esta película de terror no funcione en absoluto en dichas escenas y por consiguiente en gran parte de su metraje de 99 minutos.

Las actuaciones están en general adecuadas, Alison Lohman es linda, tierna, tiene ángel y sabe actuar, a diferencia de Justin Long quien jamás debería hacer papeles que no sean de “el nerd” de la película, simplemente no sabe actuar ya que, al igual que en He’s Just Not That Into You su personaje cae en la pedantería. Lorna Raver como la señora Ganush funciona muy bien, aportando algo de susto y asquerocidad a la película, mientras que David Paymer y Dileep Rao parece que fueron contratados para una película de comedia.

A pesar de todo lo anterior, Drag Me to Hell es entretenida, su poco más de hora y media de duración se pasa volando, pero lo lamentable es que para ser una película de terror lo hace no porque te tenga al borde del colapso nervioso, sino porque simplemente entretiene y te saca algunas risas. Visto el trabajo de Sam Raimi en esta película me comienza a preocupar el futuro de la versión cinematográfica de Warcraft, a estrenarse en algun momento de 2011 y que cuenta con él para su realización. Drag Me to Hell (Arrástrame al Infierno) puede ser vista desde la semana pasada en los cines de Chile y el DVD, versión Director’s Cut y Theatrical, puede ser comprado en las tiendas con exportación directa.

TRAILER SUBTITULADO: DRAG ME TO HELL

FICHA TÉCNICA
Título: Drag Me to Hell (Internacional), Arrástrame al Infierno (España, Chile y otros países de América)
Año: 2009
Duración: 99 minutos
Dirigida por: Sam Raimi
Escrita por: Sam Raimi e Ivan Raimi
Protagonizada por: Alison Lohman, Lorna Raver, Justin Long, Dileep Rao, David Paymer, Adriana Barraza y Reggie Lee
Producida por: Universal Pictures, Ghost House Pictures, Buckaroo Entertainment, Mandate Pictures y Tippett Studio