En 1996 yo fui uno de esos miles de adolescentes que corrieron al cine el día del estreno de Independence Day, la apocalíptica película de Roland Emmerich que contaba como nuestras ciudades eran evaporadas por naves extraterrestres, tras lo cual lanzabamos un cósmico contraataque, liderado por el presidente de EE.UU. Thomas Whitmore (Bill Pullman) obviamente. Aún para un impresionable adolescente, la cinta me pareció carente de espíritu (léase “buen guión”), pero me entretuvo con tanta explosión, destrucción y demáses. 14 años después pensar en una secuela me hace doler el estómago, creo que sería algo innecesario, atemporal y simplón. ¿Pero qué más le podríamos pedir a un tipo como Emmerich? Con The Day After Tomorrow y 2012 nos queda claro que poco ha aprendido en estos años aparte de gastar en más caros efectos especiales, pero lo que realmente los va a dejar helados es que FOX estaría en conversaciones con Will Smith para retomar su rol del graciosillo Capitán Hiller, no sólo en la secuela sino que también en una posible 3ra parte! ¿Da para tanto? La respuesta es: ¡NO!