El actor y director estadounidense Dennis Hopper falleció esta mañana, a los 74 años de edad, en su hogar de Venice, California debido a complicaciones producto de un cáncer a la prostata. La carrera del prolífico actor lo llevó a participar en más de 100 producciones, tanto para el cine como para la televisión. Su rostro apareció por primera vez en la pantalla chica en 1954 y sólo un año después logró participar en una de las grandes películas de la década del 50, Rebel Without a Cause en la que compartió créditos con las leyendas del cine James Dean y Natalie Wood. Continuó su meteórica carrera con breves apariciones en distintas series de televisión y algunos pequeños roles en películas, sin embargo, se las arregló para participar en producciones de peso junto a estrellas de la época como en Sayonara, protagonizada por Marlon Brando, Red Buttons, Ricardo Montalban y James Garner. Sin embargo, no será hasta 1969 cuando su nombre salta definitivamente a la marquesina internacional al dirigir y protagonizar, junto a Peter Fonda y Jack Nicholson, la cinta Easy Rider. La travesía que llevaba a dos motociclistas por el corazón de Estados Unidos logró conquistar al público y a la critica, convirtiendo a Dennis Hopper en la nueva estrella de la galaxia Hollywood. Su carrera se asentó en el cine, participando en varias producciones por año, mas debió esperar hasta 1979 para lograr participar en otra producción que marcó época. Junto a Marlon Brando, Martin Sheen, Robert Duvall y los jóvenes y poco conocidos Laurence Fishburne y Harrison Ford, Hopper participó en Apocalypse Now de Francis Ford Coppola, considerada una de las joyas del cine bélico de todos los tiempos.

Aunque se codeaba en pantalla con actores de relevancia, Dennis Hopper nunca logró volver a brillar con luz propia y fue encasillado como actor secundario de grandes producciones o protagonista de películas clase B, sin embargo, en 1986 protagoniza una nueva película que reflota momentáneamente su carrera, se trata del thriller de drama y misterio Blue Velvet del director David Lynch, por el cual fue nominado a un Globo de Oro. Coqueteando con el cine europeo, el cine independiente estadounidense, películas clase B y cintas de acción, Hopper jamás se definió por un tipo de cine. En 1994, junto a Keanu Reeves y Sandra Bullock, protagoniza la entretenida película de acción Speed, pero sólo un año después su carrera sufre un revés al participar, junto a Kevin Costner, en la insufrible Waterworld. En la primera década del siglo XXI Hopper logró notoriedad al participar en cinco capítulos de la popular serie “24”, lo que le significó protagonizar, algunos años después, la serie basada en El Pentágono titulada “E-Ring” y luego “Crash”, la versión para la TV de la película nominada al Oscar. Su última película como actor es la comedia The Last Film Festival, en la que comparte créditos  junto a Jacqueline Bisset y Leelee Sobieski, en la que interpreta a un productor de cine cuya película ha sido rechazada por 3999 festivales de 4000 en total. Sin embargo, este no será el único trabajo póstumo de Hopper que veremos. Este mismo año se estrenará la cinta animada Alpha and Omega en la que presta su voz a uno de los personajes, junto con Hayden Panettiere, Justin Long, Christina Ricci y Danny Glover, entre otros.

Q.E.P.D.