Darle un final a las cosas tiene un objetivo, uno tal vez poco romántico, pero sin duda necesario. El cerrar un ciclo en la vida sirve para poder seguir adelante, para evolucionar sin el peso de un pasado inconcluso. Cuando no hay un fin –closure como le dicen en gringolandia- no importa lo que hagamos o dónde vayamos, los recuerdos siempre nos llevarán de vuelta a ese lugar, a ese momento a esas personas que dejamos y no nos permitirán disfrutar el nuevo mundo en torno al cual vivimos en el presente. Con La Vida de los Peces el director chileno Matías Bize nos muestra, en la mayor de las intimidades, una preciosa historia de -valga la redundancia- historias inconclusas.

Andrés (Santiago Cabrera) es un periodista a quien la vida lo llevó a desterrarse a Alemania, viajando por el mundo escribiendo reseñas de mágicos lugares, apreciados por turistas de todo el orbe. Es un tipo sencillo, que parece no haber olvidado las cosas simples de la vida. Pasa sus últimas horas en Chile, en casa de uno de sus amigos, antes de emprender el regreso a Berlín cuando es sorprendido por la presencia de su más entrañable ex novia. Aquélla del cuento de hadas. Aquélla de la historia de amor sin fin. Aquélla con la que debió haberse casado. Aquélla que le dejó un vacío en el corazón. Beatriz (Blanca Lewin) hizo, deshizo y volvió a hacer su vida mientras Andrés viajaba por el mundo, sin embargo, ella también tiene un vacío en su interior, algo que sólo se puede explicar por el abrupto final de su larga relación, producto del mal endémico de todo noviazgo moderno, los problemas de comunicación. Si sólo hubiera ido a ese café, si hubiese estado en la casa cuando llamó, si tan sólo… si tan sólo… La vida ocurre mientras planificamos qué hacer con ella y más vale tener cerrados todos sus capítulos pasados.

Matías Bize nos entrega una historia cautivadora que en su sencilla puesta en escena nos transporta a la intimidad de las emociones de dos personas que compartieron una historia de amor. La Vida de los Peces es deprimente, angustiante, hermosa y tremenda en su pequeñez. El director maneja los tiempos de una manera que parece como si estuviera meciendo al espectador mientras ve cómo se desarrolla la historia, ayudado por una iluminación cómplice y una banda sonora impecable en su presencia casi imperceptible. El guión, del mismo Bize y Julio Rojas, poco a poco va dando luces del mundo que rodea a los personajes y del pasado de cada uno de ellos, así como los lazos y recuerdos que los unen. El espectador se sentirá más que identificado con alguna de las historias o situaciones presentadas y también con alguno de los personajes que conocerá en los 84 minutos de película.

Las actuaciones merecen un punto aparte. Blanca Lewin ha demostrado ser una gran actriz, capaz de echarse al hombro gran parte de una película y en esta ocasión no decepciona. En su rol de Beatriz asume su situación actual con cierta insatisfacción y resignación, soñando con otro tipo vida, mas aceptando la responsabilidad que le han dado los años. Transmite a la perfección los temores, la melancolía y la represión de su personaje y, sin embargo, es Santiago Cabrera que -en mi opinión- se come la pantalla grande. Conocido por su rol de Isaac Mendez en la serie de ficción “Heroes”, participa por primera vez en un largometraje chileno y logra apoderarse absolutamente de su personaje. En ningún momento vemos al pintor superheróico de la serie estadounidense, en ningún momento escuchamos un tono de voz forzado por los años que lleva viviendo en el extranjero, todo lo contrario. Los chilenismos de Cabrera suenan como si nunca se hubiera ido de este país, en el cual tan poco tiempo vivió. Pero lo que más llama la atención es su capacidad para transmitir la angustia, la emoción que se ve presente en su rol durante gran parte de la película. Su angustia traspasa la pantalla y es compartida por los espectadores. Andrés, su atormentado personaje, duda constántemente de sus pasadas decisiones y de su vida actual, añorada por sus amigos, pero rechazada con desdén por él mismo.

La Vida de los Peces, ganadora de los festivales de cine de Viña del Mar, Valladolid y Toulouse y del Premio Luis Buñuel entre otros, es una gran película de un director que va por el buen camino, entregándonos historias dignas de ser vistas. Matías Bize nos presentó una de las mejores películas de 2010.

Calificación: Muy buena

TRAILER: LA VIDA DE LOS PECES

FICHA TÉCNICA:
Título: La Vida de los Peces
Año: 2010
Duración: 84 minutos
Dirigida por: Matías Bize
Escrita por: Matías Bize y Julio Rojas
Protagonizada por: Blanca Lewin, Santiago Cabrera, Victor Montero, Juan Pablo Miranda, Matías Jara, Pedro del Carril, Francisca Cárdenas y Alicia Rodríguez
Producida por: Ceneca Producciones