Para muchos el nombre de Irvin Kershner no les dirá nada, sin embargo, su corona de director está adornada por una de las joyas más relucientes de la ciencia ficción, en 1980 dirigió The Empire Strikes Back (El imperio contraataca). Kershner inició su carrera como productor de documentales para el Servicio de Información de EE.UU. en el Medio Oriente, para luego pasar a la televisión, donde dirigió y produjo documentales. Entre 1959 y 1961 dirigió 35 episodios de la serie para la televisión The Rebel, que contaba la historia de un ex soldado confederado que, tras la Guerra Civil, emprende un viaje al viejo oeste. En 1961 fue nominado a la Palma de Oro en Cannes, por su trabajo en Hoodlum Priest. Tras dirigir varios films de segunda línea, en 1976 estuvo a cargo de la aplaudida Raid on Entebbe, que contaba la historia del ataque israelí al aeropuerto de Uganda, por el cual fue nominado a un Emmy. En 1980 logra ser reconocido mundialmente por su trabajo en The Empire Strikes Back y un año después asume la dirección de Never Say Never Again, la película que volvió a vestir a Sean Connery como el agente secreto 007. En 1990 Kershner dirige su último gran film de acción, RoboCop 2. En 1993 decide retirarse del cine, tras dirigir el capítulo “To be or not to be” de la serie de televisión SeaQuest DSV (conocida en Chile como “SeaQuest, Aventura Submarina”). Irvin Kershner murió el sábado en Los Angeles, tras batallar por tres años contra un cáncer al pulmón.

Q.E.P.D.