Durante la Segunda Guerra Mundial, la prolífera industria bélica alemana no sólo les había permitido a los Nazis conquistar toda Europa, sino que además les había generado un enorme hoyo en sus arcas financieras. Con la intención de reparar esto y, a la vez, sabotear la economía de los Aliados, el Tercer Reich ideó un plan para hacer circular cientos de millones de Libras y Dólares falsos. Dicho plan, conocido como Operación Bernhard, fue la mayor falsificación de todos los tiempos, una de las más peligrosas armas de guerra de la Alemania Nazi y fue llevada a cabo por un grupo de judíos. Esta es su historia. Sigue leyendo

Anuncios