Catalogar a Definitely, Maybe como una comedia romántica no es un error ya que en esos generos se mueve principalmente la historia, sin embargo, existe un prejuicio contra esas películas que hace que se las catalogue inmeditamente como tontas, livianitas y el mayor prejuicio de todos para el público masculino es que “es una película de niñitas”. En el caso de esta película lo que me entusiasmó a verla fue la participación de Ryan Reynolds, uno de los actores más versátiles y entretenidos de ver, Rachel Weisz el antiguo amor de mi vida y Isla Fisher (si “y”, no “e”, porque “Isla” se lee “Aisla”), el nuevo amor de mi vida. La sorpresa me la llevé al descubrir no sólo buenas actuaciones, sino que también una historia conmovedora por su simpleza y cercanía. Sigue leyendo